Características del Sistema 1-1-3

En el transcurso del artículo del día de hoy, desarrollaremos una serie de características que conforman al Sistema 1-1-3, que fue previamente explicado en relación a los componentes que lo conforman, la información suministrada se basa en lo propuesto por el autor F. Gayoso en su libro «Fútbol Sala: Reglas del juego, reglamento, técnica, táctica y estrategia, entrenamiento, competición»

Según lo establecido por el autor, el atacante debe poseer una atención predominante sobre todas las cosas, ya que esto puede permitir la movilidad de sus delanteros, así como también contar con el apoyo suministrado por el hombre libre, quien será capaz de escalonar los ataques, quien será utilizado en situaciones de gran acoso ofensivo.

Una gran dificultad en este caso es controlar los grandes espacios de movilidad que se le presenten a los adversarios, ya que por medio de las mismas podrán realizar acciones de ataque. Los jugadores en posiciones defensivas, no se les hace bien estos espacios, ya que los repliegues pueden ser utilizados para volver al Sistema 1-3-1 o causar un sistema en este retraso.

Este sistema es reconocido por ser merecedor de una gran cantidad de atención y esfuerzos, es por esto que no es recomendable para equipos que se encuentran empezando o para aquellos que poseen jugadores que no son lo suficientemente adaptables a las características exigidas en este sistema.

Debido a todo lo mencionado con anterioridad, es recomendable el uso de este sistema por equipos que cuenten con dos laterales extremos, que sean rápidos y resistentes a los esfuerzos que requieren todas las acciones colectivas de este método, bien sea de forma individual o colectiva.