Coordinación fina y adaptación al juego en niños

A lo largo del desarrollo de la coordinación fina en niños en edades comprendidas entre 10 y 12 años, el niño debe alcanzar ciertos elementos a nivel mental y matriz para llevar a cabo el grado necesario en cuanto a la coordinación fina, para así poder adaptarse al juego.

En el caso de lo que establece el autor E. Benedek en «Fútbol Infantil», a esta edad, los niños se encuentran inmersos ante el dominio de la coordinación global, es decir, la coordinación de sus movimientos son bastantes macros, por lo tanto, lo que los entrenadores deben procurar tomar atención en esta etapa son los gestos técnicos, los movimientos incorrectos y desarrollar la coordinación fina.

El autor recomienda que para lograr los objetivos mencionados con anterioridad, los entrenadores deben enfocarse en ejercitar a los jugadores de forma individual y colectiva, a través del uso de relevos y la forma en la que se realizan las jugadas, para solo luego, comenzar con los ejercicios a realizar ante un adversario.

Para adentrarse en la coordinación fina, es importante llevar a cabo un número de repeticiones constante, que tengan como finalidad obtener el resultado deseado, sin embargo, el experto establece que esto puede llevar consigo la presencia de entrenamientos monótonos, por lo tanto, es importante que como entrenadores se haga uso de distintos tipos de entrenamiento, como por ejemplo los siguientes:

  • Ejercicio nº 1: Realizar ejercicios estáticos.
  • Ejercicio nº 2: Realizar ejercicios efectuados de forma progresiva desde una velocidad lenta a una mucho más rápida.
  • Ejercicio nº 3: Recibir el balón desde distintas direcciones y pasarlo de forma inmediata hacia delante, hacia atrás y de forma lateral.
  • Ejercicio nº 4: Enseñar distintos tipos de contacto con el balón, haciendo uso de ambas piernas.
  • Ejercicio nº 5: Combinar una variedad de ejercicios técnicos aplicado a ejercicios complejos.