Defensa combinada

La defensa combinada se basa en que un equipo organiza su jugada defensiva a tal punto en el que los jugadores practiquen la acción de marcar a un hombre mientras que otros defienden la zona, de acuerdo a lo que establecen los autores J. Bangsbo y B. Pietersen en su libro «Fútbol. Jugar en defensa», este tipo de defensa debe ser aprovechada para llevar a cabo ambos tipos de defensa.

El objetivo de esta técnica se centra en que los jugadores más importantes del equipo adversario, sean marcados, así como también, llevar al máximo la capacidad de los jugadores en el transcurso del juego defensivo.

Para una mayor seguridad, los autores recomiendan si los delanteros son marcados continuamente por dos jugadores en defensa, llamados también jugadores de marcaje para tener clara las responsabilidades de cada jugador.

Existen ocasiones en las cuales al momento de realizar una defensa combinada, un centrocampista procede a marcar a un jugador que reparte el juego del equipo contrario, a través de esta acción, se reduce el espacio libre y así minimizar las acciones del adversario.

El mayor inconveniente de esta técnica es que surja una confusión y el reparto de tareas sea realizado de forma desigual, ya que se puede dar el caso en el que un jugador de marcaje tenga que avanzar hacia el área donde otro jugador se encuentra marcando la zona.