El pressing

El pressing es un tipo de comportamiento ofensivo que ejecuta la defensa y significa «presionar o apretar», de acuerdo a lo que establece G. Zeeb en su libro «Manual de entrenamiento de fútbol. 144 programadas de entrenamiento», esta técnica se lleva a cabo cuando un equipo pierde el balón e intenta recuperarlo con la mayor velocidad posible, llevando así al contrincante a presenciar una presión en tiempo y espacio para manipular la pelota.

Igualmente, el autor indica que dependiendo del lugar en el que se encuentre la pelota, el pressing puede ser de las siguientes maneras:

Pressing de ataque, se basa en poner en presión al equipo contrario en su parte del campo, lo cual tiene como resultado impedir y descontrolar la organización que poseen, para de esta forma recuperar el balón de la forma más rápida posible.

Pressing en el mediocampo, este se basa en la acción que toma el equipo en retroceder e intenta cerca de la línea central (donde perdió el balón), retardar la organización que ejercer el equipo contrario y al mismo tiempo, aprovecha la oportunidad de establecer una defensa sólida.

Esta técnica varía de acuerdo a lo que cada entrenador busque en su equipo, lo ideal sería que los jugadores manejen ambos tipos de pressing para poder utilizarlos cuando de verdad lo necesiten.