Energía para el ejercicio

La energía es aquella que se produce de manera más rápida, una vez que el cuerpo deja su estado de reposo y se adentra en la ejercitación, de acuerdo a lo establecido por A. Bean en su libro «La guía completa de la nutrición del deportista», es por ella que los músculos se contraen durante la actividad, así como también el corazón late de manera mucho más rápida, haciendo que de esta forma la sangre llegue a todo el cuerpo con una mayor rapidez y que los pulmones trabajen de forma más ardua.

La experta asegura que la energía proviene de distintas fuentes, como lo son los siguientes elementos nutricionales:

  1. Los hidratos de carbono: Estos se descomponen en pequeñas unidades de azúcares simples, como por ejemplo, fructosa, glucosa y galactosa, tienen la finalidad de otorgarle la energía al cuerpo a corto plazo.
  2. Las proteínas: Estas se descomponen en aminoácidos, igualmente, son capaces de producir energía en el organismo, cuando existe un bajo suministro de hidratos de carbono.
  3. Las grasas: Se reconocen por descomponerse y convertirse en ácidos grasos, los cuales sirven como energía de reserva a largo plazo.
  4. El alcohol: En este caso, se incorpora de manera directa en la sangre y se usan para la obtención de energía a corto plazo.

Es una realidad que el destino final de todos y cada uno de estos componentes, se centra en otorgarle energía al organismo, es por esto, que recomendamos que quienes se sometan a sesiones de entrenamiento y a la participación de partidos, mantengan un dieta centrada en la obtención de todos los suplementos necesarios para mantener y mejorar el rendimiento.