Entrenamiento técnico-táctico

El entrenamiento técnico-táctico, de acuerdo a lo establecido por el autor H. Eissmann, en su libro «Fútbol Base. (12-13 años) Programas de entrenamiento», este se basa en el desarrollo de las habilidades para controlar el balón, así como también su aplicación práctica y actitud en el juego, bien sea a través del método ofensivo como el defensivo.

En este tipo de entrenamiento, los errores y las negligencias que se cometen durante la formación inicial, después son difíciles de corregir o incluso, de recuperar.

Los primeros intentos de familiarización con el balón, sirven para adecuarse al mismo, para aprender la técnica base y para realizar momentos adecuados, mientras se lleva a cabo el ahorro energético del jugador, esto podrá traer como resultado que el participante controle el balón rápidamente luego de conducirlo, así como también que se ejecute la buena conducción del balón o saber realizar una finta antes del pase, es allí donde el individuo debe ser invitar a observar, reflexionar y a autocontrolarse.

Estos conocimientos deben reforzarse durante la formación inicial y más aún, gracias a la labor del entrenador al corregir los errores típicos de esta etapa, concentrándose tanto en la enseñanza de los movimientos externos como los internos, es decir, todo lo que pasa en la mente del jugador, es decir, todo lo que posibilita la ejecución de sus movimientos y de su acción de juego.