Interceptación del balón

La interceptación del balón es una técnica defensiva que se observa múltiples veces durante un juego, debido a que el balón cambia su trayectoria, velocidad e inclusive cambia de poseedor.

Los autores J. López, J. Bernal, J. Wanceulen A. Wanceulen, en su libro «135 juegos para el entrenamiento de la técnica defensiva del fútbol II: La interceptación y la anticipación», establecen que existen dos clases de interceptaciones, conocidas como:

  1. Interceptación con continuidad, debido a que el jugador recupera el balón y de forma inmediata puede proceder a realizar una acción ofensiva con el mismo.
  2. Interceptación sin continuidad, debido a que el jugador cambia la dirección del balón y la jugada, sin embargo, la pelota sigue siendo controlada por el rival.

Igualmente, los expertos recomiendan los siguientes aspectos a tener en cuenta al momento de hacer una interceptación:

  • Puede ser realizada a través de diferentes superficies de contacto pertenecientes a la parte superior e inferior del cuerpo, como por ejemplo, pies, pecho, cabeza y muslos.
  • El jugador que realice la acción debe mantener una concentración bastante alta, debido a que es una jugada que se realiza de forma muy rápida.
  • La precisión, la fuerza y velocidad deben estar bien definidos de acuerdo a la ocasión, por lo tanto la práctica es fundamental para una interceptación exitosa.