La defensa en línea y en diagonal

De acuerdo a lo establecido por el autor M. Serrano en su libro «Cómo dirigir un partido de fútbol. Factores que intervienen en el desarrollo del juego y la técnica a emplear», la defensa en línea es una forma de combatir los sistemas defensivos, esta se centra en movimientos en línea totalmente coordinados, teniendo en cuenta la posición, así como también el espacio y tiempo que lo conforman.

A través de esta técnica, se puede provocar el fuera de juego del contrincante, al momento en el que ellos realicen ataques y contraataques, así como también se puede mantener a los adversarios alejados de la portería, de esta forma, solo podrán realizar acciones ofensivas alejados del área.

Igualmente, el autor menciona la forma en la cual se puede contrarrestar este tipo de defensa y es a través de acciones como incrementar la velocidad del juego, realizar cambios de orientación, paredes y desmarques.

En el caso de la defensa en diagonal, los jugadores se colocan en una línea cubriendo cada uno la espalda del jugador que se encuentra delante de él, en dirección hacia el adversario que mantiene el control sobre el balón. Dicha línea diagonal es en relación con las líneas de banda que irán variando su dirección de acuerdo a la posición del balón y el jugador que tenga el control sobre el mismo.

La forma de evitar la eficacia de la defensa en diagonal, es haciendo uso de dobles cambios de orientación, así como también pases interiores cuando se encuentran en paralelo.