Marcaje a un hombre

El marcaje a un hombre es una acción que se desarrolla a través de una situación defensiva, en la cual un jugador marca a un único jugador del equipo contrario, de acuerdo a lo establecido por los autores J. Bangsbo B. Peitersen en su libro «Fútbol. Jugar en defensa», existen dos formas de llevar a cabo esta técnica y es a través de:

La defensa fija al hombre, donde cada uno de los jugadores pertenecientes a un equipo marcan todo el juego a través de un jugador determinado.

La defensa al hombre orientada a la zona, en este caso, un balón se pierde y el jugador en defensa debe marcar al contrario que se encuentre más cerca de la pelota. Este contrario es marcado hasta que se recupera el balón.

El objetivo de llevar a cabo esta técnica, es manejar una organización clara y visible de la defensa, así como también marcar al contrario de una forma estrecha.

Igualmente, los autores establecen que el marcaje puede ser aplicado de forma parcial o completa por equipos que no se compenetren bien, debido a que este tipo de defensa es visible para los jugadores de ambos equipos.

En el caso de determinar como punto de partida el marcaje de un hombre, se puede desarrollar poco a poco una forma de marcaje mucho más amplia.