Pautas para entrenamiento condicional y técnico-táctico

Existen características que pautan la diferencia entre el entrenamiento condicional y técnico-táctico, haremos mención de las mismas basándonos en lo que establecen los autores A. Ardá, C. Casal y C. A. Casal en su libro «Metodología de la enseñanza del fútbol».

Los mismos establecen que las pautas que rigen al entrenamiento condicional son las siguientes:

La resistencia, se reconoce por ser la etapa óptima para realizar entrenamientos anacrónicos, a su vez significa el aumento de la capacidad de entrenamiento.

La velocidad, esta se mejora a través de la realización de distintos ejercicios.

La fuerza, se aumenta a través del uso de las autocargas, así como también mejora al utilizar materiales y aumentar el peso de los mismos una vez vaya transcurriendo el tiempo.

La flexibilidad, esta cualidad asegura que las articulaciones y músculos se preserven a lo largo de los entrenamientos y partidos, para lograrlo se debe evitar el uso de cargas muy pesadas, prestando atención a los ejercicios hechos en parejas y a la hiperflexión realizada con distintas partes del cuerpo.

En el caso del entrenamiento técnico-táctico, las pautas mencionadas por el autor son las siguientes:

Evitar implementar nuevas acciones motrices, mientras que las que ya están aprendidas no se hayan perfeccionado lo suficiente como para avanzar.

Se deben desarrollar acciones específicas entre los jugadores.

Hacer uso de un mayor número de repeticiones para así perfeccionar gestos y mejorar la condición física de los jugadores.

Exigir mayor eficiencia en la realización de gestos y actividades tácticas.

A pesar de ser reconocidos por entrenamientos diferentes, cada uno funciona eficientemente y se centra en cualidades distintas, es recomendable tomar en cuenta cada una de las características mencionadas para así formar entrenamientos mucho más completos.