Relación entre esfuerzo y recuperación

El tema de hoy tiene una relevancia gigante, ya que en el transcurso de las distintas etapas que pasa un equipo, como por ejemplo, pre-temporada, temporada y post-temporada, el esfuerzo que se debe realizar nunca puede bajar ni llevar a cabo una lesión que pueda costar alguna de las tres etapas ya mencionadas.

En el caso de lo descrito por el autor G. Zeeb en «Manual de entrenamiento del fútbol. 144 Programas de entrenamiento» el mismo asegura que siempre existe el peligro de que los entrenamientos y los partidos se vuelvan muy intensos, provocando así posibles lesiones y que las fases de recuperación no sean lo suficientemente aptas para lograr sus resultados.

La fase de recuperación se reconoce por mantener la estabilidad del cuerpo del jugador que le exige al mismo dar lo máximo que pueda en la cancha, lo cual genera cansancio y agotamiento de las reservas que posee el cuerpo, trayendo como resultado una falta de rendimiento.

Es por esto que los jugadores deben ser partícipes del proceso de recuperación teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

Descanso de ocho horas, esto trae consigo que el jugador descanse de forma adecuada.

Consumo de oxígeno, esto puede lograrse de forma natural, a través de paseos a sitios donde la contaminación se encuentre reducida.

Llevar a cabo una buena dieta, la buena alimentación trae consigo un mejor rendimiento físico y mental.

Masajes, baños y saunas, son importantes para liberar las tensiones provocadas en el cuerpo a través del esfuerzo realizado.

¡Coméntanos qué te parecen estas recomendaciones y si haces uso de ellas!