Situación y función de las competiciones

Las competiciones son reconocidas por estimular la actividad deportiva, esta desarrolla una gran función en cuanto a los procesos educativos y formativos, de acuerdo a lo establecido por el autor H. Eissmann en su libro «Fútbol Base. (12-13 años) Programas de entrenamiento», sin las competiciones, junto sus complejas situaciones, no se puede formar a ningún futbolista.

Estas actividades desarrollan el carácter y el comportamiento de los jugadores, ya que todo lo que implica el hecho de competir, es capaz de estimular el rendimiento del jugador, así como también esta es la base del progreso y desarrollo del mismo.

Por lo general, las competiciones en edades de entrenamiento entre niños y jóvenes, se realizan dentro de las sesiones de entrenamiento, por lo tanto, se entienden como una parte fundamental para el desarrollo de la capacidad de juego.

A continuación, estableceremos una serie de funciones ejercidas por los entrenadores al momento de llevar a un equipo hacia distintas competiciones:

Se deben establecer objetivos, los cuales deben ser aplicados en algunos puntos de la sesión de entrenamiento.

Se debe asimilar que la competición, es una medida decisiva para el desarrollo de la capacidad de juego, es por esto, que la misma debe prepararse y completarse gracias a una planificación metódica con fines concretos.

El desarrollo de las capacidades del jugador, deben encontrarse en primer plano, lo cual no puede entorpecerse mediante limitaciones tácticas.

El proceso de selección, debe ser continuo, por lo tanto, la capacidad de juego individual debe ser el principal criterio de aptitud.