Combustibles más importantes para realizar ejercicio

El día de hoy continuaremos con lo previamente establecido por la autora A. Bean en su libro «La guía completa de la nutrición del deportista», quien asegura que en el caso de las grasas, proteínas e hidratos de carbono, todos tienen la posibilidad de brindarle energía al organismo y a su vez, estos son transportados a las células musculares, donde son absorbidos y degradados.

Mientras que el alcohol, no puede ser utilizado de forma directa en los músculos, es allí cuando el hígado cumple su función, que se enfoca en la descomposición del alcohol a través de las enzimas que este posee. Es importante mencionar, que este órgano posee su propio ritmo y tiempo de trabajo, por lo tanto la descomposición del mismo no puede ocurrir de forma rápida ni haciendo una cantidad determinada de ejercicio intenso.

Las proteínas, son capaces de producir energía siempre y cuando se realice un determinado ejercicio a través de sesiones de entrenamiento muy largas o intensas, desempeñando así un papel importante a nivel energético.

Esta información asegura una vez más que los alimentos que consumimos suministran a nuestro cuerpo las herramientas necesarias para desempeñar de manera correcta y eficiente, el desarrollo de las técnicas vinculadas al fútbol. No hay que olvidar que la práctica de las mismas en conjunto con una alimentación adecuada, asegurará que el jugador se desempeñe como todos los entrenadores esperan.

Energía para el ejercicio

La energía es aquella que se produce de manera más rápida, una vez que el cuerpo deja su estado de reposo y se adentra en la ejercitación, de acuerdo a lo establecido por A. Bean en su libro «La guía completa de la nutrición del deportista», es por ella que los músculos se contraen durante la actividad, así como también el corazón late de manera mucho más rápida, haciendo que de esta forma la sangre llegue a todo el cuerpo con una mayor rapidez y que los pulmones trabajen de forma más ardua.

La experta asegura que la energía proviene de distintas fuentes, como lo son los siguientes elementos nutricionales:

  1. Los hidratos de carbono: Estos se descomponen en pequeñas unidades de azúcares simples, como por ejemplo, fructosa, glucosa y galactosa, tienen la finalidad de otorgarle la energía al cuerpo a corto plazo.
  2. Las proteínas: Estas se descomponen en aminoácidos, igualmente, son capaces de producir energía en el organismo, cuando existe un bajo suministro de hidratos de carbono.
  3. Las grasas: Se reconocen por descomponerse y convertirse en ácidos grasos, los cuales sirven como energía de reserva a largo plazo.
  4. El alcohol: En este caso, se incorpora de manera directa en la sangre y se usan para la obtención de energía a corto plazo.

Es una realidad que el destino final de todos y cada uno de estos componentes, se centra en otorgarle energía al organismo, es por esto, que recomendamos que quienes se sometan a sesiones de entrenamiento y a la participación de partidos, mantengan un dieta centrada en la obtención de todos los suplementos necesarios para mantener y mejorar el rendimiento.

 

Alimentación de los jugadores

La alimentación de cualquier individuo influye increíblemente en como el mismo transcurre su ritmo de vida y en el caso de los deportistas, este es un tema muchísimo más importante aún, ya que desempeñan acciones con su cuerpo que requieren de esfuerzo mucho más fuerte que el resto.

El autor G. Zeeb en su libro «Manual de entrenamiento del fútbol. 144 Programas de entrenamiento» establece que en su mayoría, los jugadores de fútbol no son profesionales por lo tanto sus hábitos alimenticios están marcados por una serie de factores ajenos a lo que en realidad un jugador debe comer, es por esto que él hace mención de una serie de alimentos que los participantes deben consumir antes del juego.

Alimentos pertenecientes al grupo de los carbohidratos, que le brindan energía al cuerpo, como por ejemplo puré de patatas, arroz hervido y pasta, tienen por lo general un tiempo de digestión de aproximadamente una (1) o dos (2) horas.

En el caso de vegetales sin cocinar, le brindan muchísima fibra al cuerpo y tienen un período de digestión entre una (1) o dos (2) horas también.

Cuando hablamos de proteínas, este grupo alimenticio ayuda a los músculos a recuperarse y la comida que el jugador podría consumir son huevos cocidos, pescados, carnes y tienen un período de digestión estimado entre dos (2) y cuatro (4) horas.

Es muy importante hacer mención de que la última comida de esta lista que debe realizar un jugador antes de un partido tiene que ser por lo menos tres (3) horas antes del inicio de la actividad.