El balón de fútbol

El balón de fútbol es una herramienta imprescindible durante las sesiones de entrenamiento y juegos de fútbol, ya que haciendo uso del mismo se realizan distintos tipos de técnicas y movimientos asociados a este deporte.

De acuerdo a lo establecido por el autor R. Clavellinas, en su libro «Manual didáctico de las reglas de fútbol», la pelota debe tener una forma esférica, debe ser de cuero u otro material adecuado y resistente ante la fricción con la superficie y las zapatillas de los jugadores y en relación a las medidas del mismo, este no debe tener una circunferencia superior a los 70 cm y no inferior a los 68 cm, en el caso del peso del balón, este no debe ser superior a los 450 gr y no menor de 410 gr.

En el caso de los balones adicionales, estos deben colocarse alrededor del campo de juego para ser utilizados durante el partido en el caso de ser necesitados, que cumplan con lo propuesto por el reglamento y que el arbitro sea capaz de manejarlos durante el transcurso del juego.

El reemplazo del balón ocurre cuando uno se explota o se daña, por lo tanto, se debe sustituir el que no sirve por la pelota nueva y a su vez, el juego se reanuda con la finalidad de continuar con la actividad.

Para finalizar, es importante tener en consideración que los balones utilizados deben cumplir con todas y cada de una de las especificaciones como las presentadas anteriormente, igualmente, aquellas que estén relacionadas con un campeonato en específico.

Tipos de entrenamiento en jugadores juveniles

De acuerdo a lo que establecen los autores A. Ardá, C. Casal y C. Casal en su libro «Metodología de la enseñanza del fútbol», los jugadores juveniles realizan sesiones de entrenamiento, las cuales poseen una serie de características particulares ante la etapa q representan.

En cuanto al entrenamiento condicional, estos se basan en lo siguiente:

La resistencia, se reconoce por desarrollarse a través de distintas manifestaciones, como lo es el caso de la capacidad y potencia anaeróbica, la resistencia a la velocidad y la resistencia mixta.

La velocidad, en este tipo de entrenamientos se enfoca en los métodos utilizados por sesiones dirigidas a adultos, como un volumen de trabajo ligeramente inferior.

La fuerza, debido al desarrollado sistema óseo que presentan los jugadores, estos pueden hacer uso de ejercicios y métodos de entrenamiento similares a los utilizados por adultos. Igualmente, se desarrolla la fuerza máxima, explosiva, la fuerza de resistencia y reactiva.

La flexibilidad, es de vital importancia, ya que en el momento en el que se incrementa la fuerza, la flexibilidad tiende a disminuir, sin embargo, esto puede evitarse siempre y cuando se realice el entrenamiento adecuado.

A su vez, existen una serie de pautas que han de ser realizadas en un tipo de entrenamiento técnico-táctico propio de esta etapa, las mismas se presentan a continuación:

  • Esta etapa es considerada como una de las etapas de oro del aprendizaje del fútbol.
  • Se debe buscar la máxima eficiencia técnico-táctica.
  • Se preparan de manera individualizada por puestos específicos.

Los jugadores juveniles y sus características

El día de hoy nos centraremos en los jugadores juveniles y sus características fundamentales, esta información está basada en lo propuesto por los autores A. Ardá, C. Casal y C. Casal en su libro «Metodología de la enseñanza del fútbol», en cuanto a sus capacidades físicas a nivel evolutivo, las mismas se centran en lo siguiente:

La velocidad, tanto de reacción como de frecuencia, son capaces de alcanzar sus valores máximos, lo cual se debe por el incremento de la fuerza que presentan los participantes en este punto, igualmente, en esta etapa mejora la capacidad y la potencia anaeróbica, favoreciendo así el rendimiento de la velocidad.

La resistencia, comienza a disminuir después de los 18 años de edad, a pesar de que el sistema anaeróbico continua en pleno desarrollo.

La fuerza, esta se presenta de forma mucho más consolidada, ya que se fortalece la musculatura y se presenta el crecimiento de la misma en cuanto a anchura. Igualmente, la fuerza máxima alcanza su valor y desarrollo más elevado.

La flexibilidad, se puede presentar en esta etapa de forma mucho más débil y esto se debe a que se ve incrementada la fuerza del participante en esta fase.

Es importante mencionar que en esta etapa, el jugador presenta una estabilidad física, así como también se eleva a nivel intelectual, esto se debe a que se desarrolla la capacidad de observación, lo cual prepara a los mismos para soportar cargas de entrenamiento superiores.

Más sobre los jugadores cadetes

El día de hoy continuaremos con más información relacionada con los jugadores cadetes, teniendo en consideración lo previamente planteado por los autores A. Ardá, C. Casal y C. Casal en su libro «Metodología de la enseñanza del fútbol»

De acuerdo a los expertos, estos jugadores desarrollan ciertas capacidades, que pueden ser las psicofísicas, como las mencionadas a continuación:

  1. Estos cambios provocan en el niño, un período de desequilibrio emocional.
  2. Los rasgos infantiles en los jugadores desaparecen, mientras que los rasgos sexuales se hacen notables.
  3. Las proporciones corporales aumentan, por lo tanto, las capacidades coordinativas se encuentran altamente comprometidas.
  4. La falta de comunicación, la torpeza motriz y la desarmonía somática, son consecuencia de los cambios profundos corporales que se sufren en la pubertad.
  5. La precisión del control de los gestos, se presentan de forma difícil y marcada en los jugadores.

Igualmente, se determinan una serie de características propias del entrenamiento de este grupo, las mismas se presentan a continuación:

En cuanto a la resistencia, esta aumenta de manera significativa la capacidad de entrenar. Esta es la etapa óptima para el entrenamiento de la resistencia aeróbica.

En cuanto a la velocidad, esta se puede mejorar gracias a entrenamientos desarrollados con esta finalidad específica.

En cuanto a la fuerza, esta se desarrolla gracias a las autocargas y con ejercicios que dependan de materiales, con la finalidad de aumentar la fuerza y los músculos.

En cuanto a la flexibilidad, esta se debe desarrollar gracias a ejercicios específicos, sin dejar a un lado a las articulaciones, así como también, teniendo cuidado con la columna vertebral y la articulación coxofemoral.

Etapa de promoción y sus actividades – PARTE 1

Como bien han podido determinar los autores A. Sans y C. Frattarola, en su libro «Manual para la organización y el entrenamiento en las escuelas de fútbol», la etapa de promoción se centra en aquellos grupos que poseen edades comprendidas entre los 6 y 11 años de edad.

Los expertos han establecido que este grupo debe desarrollar las siguientes características:

  1. Dominio del aspecto lúdico, utilizando el fútbol como medio.
  2. Fácil aplicación técnica de parte del jugador.
  3. Permite al niño iniciar en la práctica de este deporte de una manera apropiada.

Teniendo claros cual es la finalidad de las sesiones de entrenamiento de estas practicas, se debe llevar a cabo actividades como aquellas mencionadas a continuación:

Actividades de habilidad, estas se reconocen por realizar toques al balón, habilidad aplicada a diferentes técnicas, como por ejemplo, tiros, conducción, pases, entre otros; competición de estas habilidades y habilidad de los porteros, realizando ejercicios de 1xP.

Juegos con poca oposición, estas actividades pueden realizarse en ejercicios de 1×1 continuados, como por ejemplo:

  • Dos jugadores en el campo, donde el jugador A, trata de marcar gol con balón controlado en dos porterías, mientras que el jugador B, lo intentará en las porterías A y B.
  • El jugador que inicia la jugada es quien realiza el gol.
  • Una vez que el balón salga fuera de la zona de juego, el mismo se reanuda con una conducción desde el punto de vista de donde salió. El contrario se ubicará a una distancia de dos metros para permitir el saque.

Les pedimos que estén atentos al próximo artículo, donde seguiremos desarrollando las actividades que favorecen mayormente a este grupo de promoción, en el caso de tener alguna duda o comentario, no duden en hacérnosla saber.

La selección de jugadores – PARTE 1

La selección de jugadores en el fútbol se enfoca en detectar a aquellos niños que poseen el talento que corresponde al nivel de exigencia de este deporte, de acuerdo a lo establecido por el autor E. Benedek en su libro «Fútbol infantil», esta actividad sirve para elegir a aquellos niños que corresponden al marco de formación de las escuelas deportivas o clubes de fútbol que se enfocan en el deporte de competición.

Estas escuelas y clubes tienen la función de crear la plantilla, de crear las bases para realizar una buena competición, así como también partidos de competición, de acuerdo a lo establecido por el autor, la selección puede dividirse en tres etapas, como las siguientes:

La primera clasificación: Esta se efectúa entre los 9 y 10 años de edad. En esta etapa es importante involucrar a los alumnos, profesores y padres. Cuanto más complejo sea el proceso de primera clasificación, más segura y acertada serán los resultados obtenidos. A su vez, esta está conformada por los siguientes pasos:

  1. La realización de un reconocimiento médico.
  2. El control de las habilidades técnicas en el juego y el dominio del balón.
  3. Se controlan las cualidades tácticas, las cuales se centran en saber qué acción es la mejor para resolver problemas que se presenten en la cancha.
  4. Las cualidades físicas, comenzando con la velocidad de desplazamiento y la adaptación del sistema cardiovascular a la actividad.
  5. Se deben evaluar las cualidades personales, con la ayuda de un tutor o un profesor de educación física.
  6. La capacidad de juego que presente el jugador.
  7. El rendimiento universal del participante, es decir, que tenga un rendimiento estable tanto en el fútbol como en otras actividades.

En el siguiente artículo desenvolveremos el resto de los pasos que conforman el proceso de selección, no te pierdas esta información tan importante.

Técnica y táctica del fútbol

El día de hoy desarrollaremos las características que conforman la técnica y la táctica del fútbol, estas han sido previamente propuestas por el autor E. Benedek en su libro «Fútbol infantil», a continuación estableceremos las distintas diferencias entre ellos:

La técnica del fútbol, es aquella que otorga resultados óptimos desde el punto de vista de espacio y tiempo. Un ejemplo claro de esto, es que el tiro a puerta o el control del balón, debe ser ejecutado con la menor cantidad de toques posible, con un poco tiempo de preparación, a una velocidad elevada y con movimientos precisos.

Otro ejemplo, como lo es el caso del dribling, lo esencial es proteger el balón, luego de haberlo ganado, para luego encontrar un enlace óptimo con el juego.

La táctica del fútbol, su importancia se centra en la velocidad del juego sin balón, un factor determinante de juego, es el cambio de ritmo, mientras que el juego de posiciones fijas se ha formado parte del pasado y en el caso del juego de variables, se realizan solo con jugadores polivalentes, los cuales pueden ser alineados de acuerdo a la táctica o correspondiente a una situación de juego dentro de cualquier posición.

Es importante mencionar que la madurez de la táctica es necesaria para la evolución de una nueva técnica, así como también la madurez de múltiples concepciones tácticas colectivas.

El juego condicionado

De acuerdo a lo establecido por el autor M. Cook en su libro «Dirección y entrenamiento de equipos de fútbol», el juego condicionado se lleva a cabo a través de la constante reiteración, reduciendo las opciones de los jugadores a lo largo de toda la práctica, con la finalidad de ejecutar solo un aspecto en concreto del juego.

Las condiciones de juego pueden ser alterados, esto quiere decir que el terreno de juego, la cantidad de jugadores y el tiempo en el que estos desarrollen la actividad, así como también otros aspectos, pueden ser modificados con la finalidad de alcanzar un objetivo en concreto.

Igualmente, el condicionamiento puede ocurrir por la forma en la que el entrenador realiza los elogios o por las represalias que se tomen al momento de no ejecutar de forma correcta una actividad.

Es por esto que es importante como entrenador mantener una postura reflexiva y exigente, sobre la cual los jugadores puedan depositar su confianza y abrirse a la posibilidad de recibir indicaciones para modificar y mejorar su técnica.

Como bien lo indica el autor, este método es bastante útil, siempre que queramos enfatizar factores claves del juego, a pesar de esto, esta no debe ser utilizada durante mucho tiempo y las condiciones deben ser modificadas cada cierto tiempo, de acuerdo a las necesidades que vaya presentando la plantilla.

La fatiga y sus características

La fatiga es reconocida por ser la incapacidad de mantener la producción de potencia o velocidad dadas, la autora A. Bean en su libro «La guía completa de la nutrición del deportista», establece que la misma constituye un desequilibrio entre la demanda de energía de los músculos en acción y el aporte de energía.

Esta puede presentarse tanto en los ejercicios anaeróbicos como en los ejercicios aeróbicos, a continuación les presentamos como:

En los ejercicios anaeróbicos, donde las actividad explosivas implican una producción de potencia máxima, la fatiga aparece debido a que la demanda de energía supera las reservas disponibles al instante. Mientras esto ocurre, se produce un aumento gradual en la producción de la acidez muscular, lo cual impide que los músculos mantengan contracciones intensas. Una vez que se reduce la intensidad del ejercicio, la producción de este ácido desciende, al igual que su acumulación y los músculos pueden comenzar a ejercitar nuevamente.

En los ejercicios aeróbicos, por lo general es cuando la intensidad de la actividad es moderada y elevada, en el caso de que este dure más de tres horas, la fatiga aparece por factores adicionales, así el cuerpo aporta gracias a las grasas, toda la energía para el ejercicio de baja intensidad. Así se reduzca la intensidad del juego, existen otros factores que inducirán a la fatiga, como lo es el caso de el aumento de serotonina en el cerebro, daños musculares agudos y fatiga por falta de sueño.

Entrenamiento en la etapa juvenil

De acuerdo a lo establecido por los autores J. Velasco y J. Lorente, en su libro «Entrenamiento de base en fútbol sala», la etapa juvenil corresponde a la última etapa de preparación en un equipo, donde los entrenadores no se deben enfocar en la cantidad de partidos ganados, sino en la formación del futuro jugador, es una realidad que esta debe estar dirigida a que el individuo se convierta en uno de los mejores.

En este período, el compañerismo y el sentimiento de pertenencia desarrollado en los jugadores colabora con la marcha presentada por el equipo, haciendo que se deje a un lado el beneficio propio, lo cual puede dar pie a la pérdida de partidos o competiciones, esto traerá como resultado que se desarrolle la convivencia entre los integrantes de la plantilla, de acuerdo a un fin común.

A pesar de que existan distintos tipos de entrenamiento, su finalidad es la misma, esta se enfoca en preparar a la plantilla para la próxima etapa, preparando a los participantes para el desarrollo de un mejor rendimiento individual y colectivo, lo cual gracias a la madurez adoptada por estos a medida en la que transcurre el tiempo, la calidad en el nivel de competición y el dominio de juego, aumenta de forma considerable.

Es importante tener en consideración que los aspectos mencionados con anterioridad tienen validez siempre y cuando los jugadores que conforman al equipo se encuentren enfocados en lo que desean alcanzar dentro del ámbito deportivo, mientras este no sea el caso, es muy probable que el desorden y la mala conducta, reinen en el grupo.