Competición en formación y su filosofía

El día de hoy desarrollaremos una serie de características que forman parte de la filosofía que se debe mantener ante las distintas competiciones que se pueden presentar mientras los jugadores se encuentran en una etapa de formación, es importante mencionar que lo propuesto a continuación, está basado en lo que el autor R. Pacheco ha establecido en su libro «La enseñanza y entrenamiento del fútbol 7. Un juego de iniciación al fútbol 11»

Al momento de desarrollar competiciones, es muy importante que el entrenador no se deje llevar por la presión competitiva y mantenga sus principios con la finalidad de que los jugadores se formen de una manera adecuada.

Siempre se debe buscar la victoria, con determinación y esfuerzo, a través de un juego realizado con esfuerzo, sin embargo, lo más correcto es que no intenten ganar a toda costa.

La derrota, debe ser tomada como una posibilidad real, no siempre se gana y esto se debe a que el equipo adversario se ha mostrado con mucha más precisión en sus jugadas. Es importante que la percepción de derrota no sea un factor que haga decaer al equipo, siempre y cuando los mismos hayan dado lo mejor de si para alcanzar la victoria.

Los jugadores deben aprender a tomar los juegos como entrenamientos, para poder divertirse en ellos, así como también deben tomar los entrenamientos como juegos, explotando sus capacidades al máximo.

El ganar es una consecuencia que proviene de jugar bien, es una celebración y una oportunidad que aparece siempre que la atraigas a ti, a través del trabajo duro y la dedicación.

¿Cuál es la mejor edad para empezar a competir?

Es es una de las preguntas que se realizan frecuentemente una vez que los niños han comenzado la fase de entrenamientos de fútbol, de acuerdo a lo establecido por el autor R. Pacheco en su libro «La enseñanza y entrenamiento del fútbol 7. Un juego de iniciación al fútbol 11», no existen datos que nos arrojen una respuesta concreta a esta pregunta.

Sin embargo, existe un cúmulo de datos que nos pueden ayudar a determinar qué es lo mejor para ese pequeño individuo que ya posee los conocimientos del fútbol y los lleva a cabo, como las mencionadas a continuación:

Las capacidades cognitivas racionales de un niño, solo permiten una comprensión madura de la situación después de los 10 o 12 años de edad, es por esto que es recomendable que niños con edades menores a las ya descritas, participen en competiciones.

Igualmente, es importante tener en cuenta las siguientes características, que nos ayudarán como entrenadores a designar quienes están preparadas para competir y quienes no.

  • El desarrollo físico, motor, psicológico y social deben encontrarse en sus fases evolutivas.
  • La reacción del niño ante las cargas de entrenamiento, debe observarse de forma clara.
  • Se debe considerar cómo actúa el niño ante las exigencias del rendimiento deportivo.
  • Tomar como ejemplo las edades en las que reconocidos atletas comenzaron con la participación dentro de competencias.

Igualmente, es importante mencionarles que está comprobado científicamente que la capacidad de aprendizaje mejora cuando los niños y jóvenes cuando las exigencias que corresponden a un entrenamiento coinciden con su rendimiento físico, motor y psicológico.