Controlar las emociones en un partido

Los jugadores en la cancha deben desenvolverse a nivel físico y emocional y no es un misterio para ninguno de nosotros que a lo largo de un partido, las emociones varían y transforman en múltiples acciones que pueden desencadenar resultados importantes a lo largo de los 90 minutos en la cancha.

Por lo tanto hoy, abordaremos uno de los puntos clave para controlar emociones en un partido:

  1. Canalizar las emociones, muchas veces el enfado tiene presencia en el campo, por lo tanto este debe ser controlado y usado de manera estratégica por el entrenador. Para esto, debe tener fortalecido en su dirección el cómo, cuándo y por qué lo utiliza. Contrario a esto, existe la euforia, lo cual al igual que el enfado, debe administrarse en pequeñas dosis para animar el equipo y variar la dirección del partido.

En definitiva, canalizar las emociones de manera coherente y estratégica es lo que mantiene emocionalmente al equipo en tiempos difíciles.