La fase de juego

El autor M. Cook en su libro «Dirección y entrenamiento de equipos de fútbol», establece que este es un método basado en la progresión natural que se desarrolla en el juego, a través de las posiciones, este puede ser completamente eficaz para desarrollar el trabajo en equipo en tiempos difíciles y para comprender el cometido como colectivo y como equipo.

Este método se centra en el realismo, la repetición y la competición, de esta forma facilita inclusive la tarea del entrenador de enfocarse en el ataque o en la defensa, en vez de tener que prestar atención a ambos, lo cual puede traer como resultado que no se comprometa tanto ni en uno, ni en el otro.

El autor asegura que este método es provecho siempre que se maneje una plantilla de entre 14 y 16 jugadores, de esta forma el entrenador los puede involucrar de manera realista y motivadora.

Igualmente, es importante mencionarles que la desventaja en la misma se presenta por el hecho de que los defensas no son considerados directamente en el entrenamiento, por lo tanto, estos pueden sentirse excluidos y por ende, desactivados a la mejora y al desarrollo de sus capacidades.

La naturaleza de esta actividad puede desarrollar en los jugadores la adaptación de demarcaciones ficticias, cuando mas bien la práctica comienza en quienes distribuyen el juego.