Los disparos

De acuerdo a lo establecido por los autores E. Benedek y J. Pálfai en su libro «Seiscientos programas para el entrenamiento del fútbol», el disparo es un movimiento fundamental que produce mayor frecuencia y constituye un factor determinante en esta actividad.

El disparo debe realizarse de forma precisa y coordinada, así como también, pueden clasificarse de acuerdo a la parte del pie que entra en contacto con la pelota o según el propósito que se le quiere otorgar al disparo, es por esto que los mismos se pueden presentar de la siguiente manera:

Los disparos cortos, a través de los mismos, la pelota recorre una distancia entre 4,5 y 18 metros, estos pueden presentarse de manera combinada con el control de la pelota y a veces, con voleas.

Los disparos largos, gracias a estos, las pelotas se trasladan en largas distancias, lo cual es bastante importante en este deporte. Esta categoría es reconocida por realizar pases precisos, centros, pases a través del campo de juego, pases largos destinados a lanzar un ataque y pases lanzados con fuerza.

Los pases cruzando el medio campo, estos son reconocidos por cambiar la dirección de juego y se ejecutan chutando la pelota con la parte interior del empeine o con la parte exterior del empeine.

Es importante tener en consideración la forma en la que estas actividades son realizadas, ya que pueden generar resultados óptimos y decisivos ante ciertas circunstancias de juego.