Comunicación entre entrenador y jugadores

La comunicación entre un entrenador y sus jugadores, debe ir más allá de cuando el jugador realiza de forma correcta o incorrecta sus acciones, de acuerdo a lo establecido por los autores A. Ares, F. Chicharro y F. Chicharro en su libro «Manual para el entrenamiento de porteros de fútbol base», el entrenador debe ser capaz de marcar objetivos comunes, las cuales se deben tener en consideración una vez que el participante desarrolla sus progresiones.

Al momento de corregir fallos cometidos en distintas competiciones, lo ideal es evaluar y analizar lo sucedido de manera conjunta, involucrando a los participantes, de tal forma que estos sean capaces de analizar lo sucedido y como enmendar estas acciones en el futuro, de esta forma este ejercicio se puede observar como una ayuda y no como una recriminación.

Igualmente, es importante tener en consideración que durante un partido de fútbol, no se puede recriminar ni al portero ni a ningún otro jugador, ya que ellos saben que han hecho y no hace falta que se les apunte con acusaciones de este tipo, especialmente en etapas juveniles, donde la autoestima se encuentra en puntos donde puede desestabilizarse.

Es por esto, que concluimos que en el momento de realizar correcciones sobre la marcha, lo ideal es enfocarse en los aspectos positivos que los jugadores han desarrollado a lo largo del partido.

Enfoque positivo de la comunicación

De acuerdo a lo establecido por los autores A. Ares, F. Chicharro y F. Chicharro en su libro «Manual para el entrenamiento de porteros de fútbol base», un entrenador debe enfocarse en la posibilidad durante las charlas técnicas, las recomendaciones, los elogios, entre otras actividades que tenga vinculadas a sus jugadores.

Igualmente, los expertos establecen una serie de beneficios que este tipo de comunicación trae consigo, como lo es el caso de las siguientes:

Realza ciertas conductas, como lo es el caso de aquellas que son deseables, lo cual es todo lo contrario a lo que el enfoque negativo representa, que es el castigo y la crítica destructiva.

A través de esta, se promueve la creatividad de la técnica y movimientos realizados por el jugador, mientras que en el caso de realizar el uso de un enfoque negativo, este se puede entender como las acciones que no se deben llevar a cabo para no hacer enfadar al entrenador.

En el caso del enfoque negativo, este hace que los jugadores sientan miedo al fracaso, disminuyendo de esta forma el autoestima del futbolista que se encuentra en una etapa de iniciación y a su vez, esto es capaz de destruir la credibilidad del propio entrenador.

Los expertos establecen que no siempre hay que estar brindando elogios a los participantes, pero si es necesario reforzar las actitudes positivas y que ayudan al desarrollo de los mismos, así como también establecen que los entrenadores que se enfocan en los aspectos negativos, muy probablemente se deba a que estos manejan expectativas irreales en cuanto a las posibilidades de los jugadores.

Comunicación entre jugadores y entrenador

Este es un tema bastante delicado e importante, a esto se debe el hecho de que los jugadores y el entrenador debe gozar de una comunicación abierta y relajada, sin dejar a un lado la autoridad del entrenador, la finalidad de esta posición es que los participantes tengan una figura sobre la cual confiar su desarrollo en el fútbol.

Los autores A. Ares, F. Chicharro y F. Chicharro en su libro «Manual para el entrenamiento de porteros de fútbol base», establecen que la credibilidad es el punto más importante relacionado a este tema, ya que mientras que el entrenador sea considerado una persona creíble, este podrá comunicarse de forma sencilla, efectiva y sincera con sus jugadores.

La mencionada credibilidad, siempre esta presente entre los jugadores y su entrenador, sin embargo, depende en su totalidad que el segundo sea capaz de incrementar o disminuir este aspecto, es por esto que debe ser capaz de tomar las siguientes actitudes:

Mantener un trato, que sea considerado espontáneo con sus jugadores.

Mantener un estado de ánimo, reconocido por ser alegre y elevado.

Su estado emocional positivo, debe ser expresado tanto con palabras, como con acciones.

Los aspectos positivos, deben ser siempre un punto en el cual se deba incidir.

El entrenador debe ser coherente, entre todo lo que dice y lo que hace.

Como realizar instrucciones durante el entrenamiento

Como bien sabemos, el entrenamiento es una actividad que se lleva a cabo a través de distintas acciones que conforman la sesión es por esto que hoy nos centraremos en lo propuesto por los autores J. Bangsbo y B. Peitersen en su libro «Fútbol. Jugar en ataque»

De acuerdo a lo establecido por los expertos, existen varias fases de la sesión y en todas, el entrenador lleva a cabo una serie de funciones, a continuación explicamos las mismas de una forma mucho mas detallada:

La preparación:

  • Durante esta parte predecesora al entrenamiento, el entrenador debe conocer a fondo las actividades a realizar, con la finalidad de mostrar seguridad ante sus indicaciones y no poseer material informativo en las manos, lo cual le restaría credibilidad a lo que diga.
  • Tener bien clara la medida de las indicaciones que quiere realizar durante la sesión de entrenamiento.

Al comienzo de los ejercicios:

  • El entrenador debe aclarar cual es la finalidad de los ejercicios, así como también, las cosas que deben ocurrir durante la ejecución de los mismos.
  • A su vez, se debe evitar realizar largas explicaciones que le quiten el interés a los participantes.

Durante la realización de los ejercicios:

  • Las indicaciones del entrenador se deben concentrar y las correcciones han de ser respaldadas con el objetivo del entrenamiento. El resto de los comentarios deben tener la finalidad de mantener el juego activo.
  • El entrenador debe evitar que los jugadores se llamen los unos a los otros de manera exagerada.
  • Se debe acostumbrar a los jugadores a interrumpir un ejercicio una vez que se realice un sonido que lo indique.
  • Se debe pitar de forma moderada, esto hará que los jugadores no confundan el rol de entrenador con el rol de árbitro.

Funciones del entrenador

Para el día de hoy desarrollaremos la estructuración y los aspectos meteorológicos que deben tenerse presentes al momento de organizar sesiones de entrenamiento dirigidas a niños con edades comprendidas entre 10 y 13 años, para poder desarrollar esto tomaremos en cuenta lo propuesto por el autor H. Eissmann en su libro «Fútbol base. (12-13 años). Programas de entrenamiento»

El experto asegura que el entrenamiento debe llevarse a cabo al menos dos veces por semana, así como también, en los mismos se deben planificar objetivos a alcanzar para que de esta forma se puedan desarrollar tareas y/o actividades que tengan la finalidad de que las metas planteadas sean logradas.

Una vez que el entrenador posee un plan de entrenamiento bien estructurado, esto le permitirá al mismo tener el control sobre las sesiones y a su vez, modificar las mias para que estas sean mucho más divertidas, alegres, interesantes y variadas, ya que a nadie le gusta asistir a una sesión de entrenamiento donde se realiza siempre el mismo ejercicio, sin embargo, el autor asegura que es un hecho que cada vez que se lleva a cabo un entrenamiento variado, los resultados que se presenten en los participantes serán distintos también, por lo tanto, hay que estar preparado para este tipo de situaciones.

Existen circunstancias determinadas que pueden modificar el entrenamiento, bien sea el clima, la temperatura, el estado de la cancha y el número de jugadores, allí es cuando la función del entrenador se ve fuertemente influenciada y es capaz de realizar la elección de aquellas actividades que se acoplen directamente con la circunstancia y el número de jugadores presentes.

Cómo dar explicaciones ante un grupo

De acuerdo a lo establecido por el autor D. Bruggemann en su libro «FÚTBOL: Entrenamiento para niños y jóvenes», el momento de realizar explicaciones o descripción de ciertas tareas ante el grupo de entrenamiento, debe realizarse siempre y cuando el grupo se encuentre en silencio y sin distracciones a la mano, como por ejemplo, balones, banderines o cualquier otro elemento que sea un factor distractor, esto asegurará que más adelante no exista ningún tipo de error debido a desconocimiento de la técnica.

Igualmente, el experto asegura que es importante darle un poco de tiempo a los jugadores antes de realizar un explicación, ya que está demostrado que las cargas físicas elevadas limitan considerablemente la capacidad de asimilación de información.

Existen oportunidades donde el desgaste físico y el entusiasmo se encuentran en su peor estado, es por esto que el entrenador debe saber sobrellevar un rol apaciguador ante la adversidad y alegre ante los momentos que más se necesiten, teniendo en cuenta que el rol de entrenador representa una figura de autoridad y a la misma vez de ejemplo, por lo tanto, entre mejor sea la capacidad de manejar el grupo potenciando el interés, el buen trato y disposición, los resultados obtenidos en el grupo serán mejores de los esperados.

Principios para enseñar y aprender

A continuación, desarrollaremos unos principios fundamentales para la enseñanza y aprendizaje de técnicas del fútbol, las mismas están basadas en las propuestas por los autores W. Warren y G. Danner, en su libro «Guía de supervivencia del entrenador de fútbol»

No enseñar a la gente que no escucha, de acuerdo a lo que establecen los autores, es importante que los jugadores tengan una total atención a lo que está indicando el entrenador, sin importar la edad que se maneje, se debe realizar contacto visual con los mismos. Es importante que los jugadores presten atención ya que en el caso de que no lo hagan, muy probablemente se le tengan que repetir indicaciones que han sido bastante claras y esto representa un retraso importante durante el entrenamiento.

No entrenar a quienes no quieren, esto ocurre por lo general en grupos de edades pequeñas, donde los niños asisten a los entrenamientos por obligación, sin embargo, es fundamental que el equipo esté conformado por individuos que deseen aprender. En el caso de edades mayores, es importante tener este aspecto en consideración antes de realizar una selección de pretemporada.

Teoría+práctica, los entrenamientos deben conformarse por una parte donde la técnica se explique y después de practique, esto se llama orden de entrenamiento, lo cual es fundamental, ya que es bastante difícil que se lleve a ejecución correctamente una técnica, si el jugador no conoce la forma adecuada de hacerla.

¿Qué hacer después de un partido?

Esta es una pregunta que todos abarcamos de diferentes maneras, por lo tanto, tendremos distintos resultados siempre que hagamos uso de varias acciones, es por esto que para el día de hoy desarrollaremos lo que el autor G. Zeeb en su libro «Manual de fútbol. 144 Programas de entrenamiento» establece en relación a las acciones que debe tomar un entrenador luego del partido.

Primero que nada el mismo debe entrar en el vestuario con su equipo y abordar a sus jugadores teniendo en consideración los siguientes aspectos:

La finalidad de llevar a cabo este tipo de reuniones es liberar las tensiones provocadas a lo largo del partido.

Evitar hacer uso de comentarios despectivos sobre cualquiera de los involucrados en el partido, desde los jugadores, árbitros hasta el equipo contrario.

Ocuparse de los jugadores que resultaron heridos durante el juego.

Consolar las derrotas y motivar las metas alcanzadas.

Estas acciones tomadas como conjunto, fomentan la armonía dentro del equipo y es una realidad que la felicidad y paz de un equipo es visible mientras sus jugadores recorren una cancha.

Además de lo mencionado con anterioridad, el entrenador debe tomar los puntos fuertes y débiles de lo que haya ocurrido en el partido para crear estrategias que mejoren y pulan los resultados obtenidos.