Entrenamiento de conexión

El entrenamiento de conexión es aquel que es de alto rendimiento y se centra en la población juvenil e infantil, esta etapa es reconocida por ser bastante dinámica y por configurar de forma acertada el trabajo de alto rendimiento para así preparar a futuros jugadores de alto rendimiento.

De acuerdo a lo establecido por el autor J. Weineck en su libro «Entrenamiento total», existe una serie de criterios metodológicos que deben tenerse en cuenta en este tipo de entrenamiento.

El ascenso claro de la capacidad de carga corporal en entrenamientos generales.

El uso de la periodización múltiple con macro ciclos, ya que estos cumplen la función de repetir la sucesión fija de puntos básicos del entrenamiento en momentos donde la exigencia es elevada.

El aumento de las cargas específicas que corresponden a una competición, así como también se debe ampliar el espectro de competiciones.

Las dinámicas de carga deben ser frecuentes, así como también las recuperaciones de estas actividades.

Las evaluaciones de rendimiento deben ser aprovechadas, igualmente el análisis de la competición y las herramientas para revisar y analizar toda preparación a nivel técnico, táctico y para controlar la eficacia del entrenamiento.

Igualmente, el experto hace mención del entrenamiento de alto rendimiento como aquel que cumple con las siguientes características:

  • En este tipo de entrenamiento el individuo se aproxima a su máximo nivel de rendimiento.
  • En él aumenta el volumen y la intensidad del entrenamiento.
  • Se hace un mayor énfasis en la especificación de las actividades que corresponden a las sesiones de entrenamiento
  • Se perfecciona y estabiliza las variables de la técnica que se practique.
  • La capacidad individual se mantiene ante el rendimiento máximo alcanzado durante un determinado período de tiempo.

Entrenamiento en niños entre 12 y 14 años

Como bien sabemos cada sesión de entrenamiento debe tener como objetivo desarrollar las particularidades que tenga el grupo participante dependiendo de la edad que tenga cada uno de sus integrantes, es por esto que hoy desarrollaremos los objetivos generales que debe tener un entrenamiento dictado a niños con edades comprendidas entre 12 y 14 años, teniendo en consideración lo que los autores A. Sans y C. Frattarola proponen en su libro «Manual para la organización y el entrenamiento en las escuelas de fútbol».

Primero que nada, para el transcurso de esta etapa los niños han superado la enseñanza y el desarrollo de sus capacidades motrices, por lo tanto, este tipo de entrenamiento debe centrarse en conseguir una mejora en los aspectos básicos a través de objetivos concretos, como los siguientes:

  1. Recuperación del balón, esto trae como resultado que el jugador evite que el adversario lleve a cabo un gol.
  2. Mantener la posesión del balón.
  3. Llevar a cabo la progresión del balón.
  4. Hacer uso del remate.
  5. Desarrollar el juego desde la zona y jugar en la zona.

Los autores establecen que cada uno de los objetivos mencionados están compuestos por una serie de acciones que inciden de forma determinante en la buena o mala ejecución de la técnica, es por esto que para apuntar a la mejora constante se debe tener registro de lo realizado en los entrenamientos con la finalidad de que las acciones técnicas, tácticas y físicas sean reconocidas por ejecutarse de forma eficiente.

Lo primordial en esta etapa es motivar a los jugadores a realizar de forma correcta las técnicas básicas que conforman al fútbol, de tal forma que estos utilicen las mismas como herramientas para realizar las acciones necesarias para llevar a su equipo a la victoria.