Reuniones en equipo

Realizar reuniones en equipo es vital para mejorar y desarrollar los jugadores que queremos en un futuro en nuestra plantilla, es por esto que el autor G. Zeeb en «Manual de entrenamiento de fútbol. 144 programas de entrenamiento» define que las reuniones entre el equipo mejoran la comunicación y la forma en la que el equipo se entiende entre ellos y con el entrenador.

Igualmente, establece que lo mejor es realizar un repaso del último partido y el desempeño de cada uno de los jugadores en el mismo, así como también futuros encuentros. El autor recomienda que luego de un partido, se utilice el entrenamiento de la semana siguiente para mejorar las técnicas utilizadas y pulir las fallas hasta no observarlas más en las jugadas a realizar.

El avance ante un nuevo partido, es recomendable hacerlo al final del último entrenamiento antes del encuentro, de esta forma la información permanecerá fresca en cada uno de los jugadores al momento del partido.

El experto menciona los siguientes aspectos a tomar en cuenta para poder tener reuniones de equipo efectivas:

Enfócate primero en lo positivo y luego en lo negativo.

La capacidad de concentración de un jugador después de un entrenamiento es bastante menor, por lo tanto, lo más recomendable es que una reunión no dure más de veinte (20) o treinta (30) minutos.

Utilizar la pizarra para hacer mención de las acciones decisivas en la pizarra.

Saber tratar a jugadores sensibles, a estos es mejor precisarlos en conversaciones privadas.

¡Esperamos estos consejos puedan ayudarte a llevar a cabo mejores reuniones en los vestidores! ¿Y tú? ¿Qué técnica utilizas?

Características de equipos defensivos

El control de un partido puede ocurrir dependiendo del modelo de juego que desempeñe el equipo, en el caso de hoy, vamos a determinar los principios fundamentales en un modelo de juego defensivo.

  1. Estudian la manera de jugar del oponente, mantienen una posición y una atención defensiva mucho más aguda ante las jugadas ya estudiadas.
  2. Marcan tiempos más lentos, se caracterizan por hacer del juego mucho más lento con la finalidad de no agotarse y que el juego se desenvuelva al ritmo del equipo defensivo.
  3. Ejecutan la estrategia del balón parado, para mantener el tiempo a su favor.
  4. La defensa de estos equipos son mucho más definidas y sólidas.

Independientemente de si tu equipo es defensivo u ofensivo, lo que si es cierto es que al tener el modelo claro y ejecutable de forma efectiva, la posesión del balón se encontrará siempre a tu favor.

Y tu idea de controlar un partido, ¿se parece a estos principios?