Finalidad de tareas competitivas

Es un hecho que al realizar distintas actividades o tareas durante una sesión de entrenamiento, estas deben poseer una carga competitiva que incentive a los jugadores a ser mejores que el resto, de acuerdo a lo planteado por D. Bruggemann en su libro «FÚTBOL: Entrenamiento para niños y jóvenes» este tipo de tareas en los entrenamientos aumentan el deseo por obtener reconocimiento y éxito refuerzan el sentimiento de validez propia en los jugadores.

Es por esto que un simple ejercicio como realizar pases de cabeza se puede centrar en la competitividad de realizar la mayor cantidad de pases procurando que la pelota no caiga al suelo y con la mejor precisión, llevando así a sus participantes a ejecutar el concepto de competitividad, lo cual a su vez, lleva a los mismos a supervisar las actividades que realizan, que a pesar de ser sencillas y breves, suelen ser llevadas a cabo con una intensidad y concentración bastante elevadas.

Igualmente, el experto recomienda que el entrenador no deje a un lado el resultado de las tareas a realizar, ya que se debe tener presente que el reconocimiento del éxito llega luego de comparar los resultados de todos y cada uno de los jugadores, en el caso de que esto no sea realizado, muy probablemente la esperanza del reconocimiento y el esfuerzo empleado disminuyan para las próximas oportunidades.

Es importante mencionar que como entrenador, es fundamental que se maneje el hecho de mantener un sentido de competencia sana y amigable entre los integrantes del equipo, ya que lo que menos se quiere es un punto de quiebre en la confianza interpersonal de la plantilla.