Entrenamiento en la etapa juvenil

De acuerdo a lo establecido por los autores J. Velasco y J. Lorente, en su libro «Entrenamiento de base en fútbol sala», la etapa juvenil corresponde a la última etapa de preparación en un equipo, donde los entrenadores no se deben enfocar en la cantidad de partidos ganados, sino en la formación del futuro jugador, es una realidad que esta debe estar dirigida a que el individuo se convierta en uno de los mejores.

En este período, el compañerismo y el sentimiento de pertenencia desarrollado en los jugadores colabora con la marcha presentada por el equipo, haciendo que se deje a un lado el beneficio propio, lo cual puede dar pie a la pérdida de partidos o competiciones, esto traerá como resultado que se desarrolle la convivencia entre los integrantes de la plantilla, de acuerdo a un fin común.

A pesar de que existan distintos tipos de entrenamiento, su finalidad es la misma, esta se enfoca en preparar a la plantilla para la próxima etapa, preparando a los participantes para el desarrollo de un mejor rendimiento individual y colectivo, lo cual gracias a la madurez adoptada por estos a medida en la que transcurre el tiempo, la calidad en el nivel de competición y el dominio de juego, aumenta de forma considerable.

Es importante tener en consideración que los aspectos mencionados con anterioridad tienen validez siempre y cuando los jugadores que conforman al equipo se encuentren enfocados en lo que desean alcanzar dentro del ámbito deportivo, mientras este no sea el caso, es muy probable que el desorden y la mala conducta, reinen en el grupo.