Tipos de entrenamiento en jugadores juveniles

De acuerdo a lo que establecen los autores A. Ardá, C. Casal y C. Casal en su libro «Metodología de la enseñanza del fútbol», los jugadores juveniles realizan sesiones de entrenamiento, las cuales poseen una serie de características particulares ante la etapa q representan.

En cuanto al entrenamiento condicional, estos se basan en lo siguiente:

La resistencia, se reconoce por desarrollarse a través de distintas manifestaciones, como lo es el caso de la capacidad y potencia anaeróbica, la resistencia a la velocidad y la resistencia mixta.

La velocidad, en este tipo de entrenamientos se enfoca en los métodos utilizados por sesiones dirigidas a adultos, como un volumen de trabajo ligeramente inferior.

La fuerza, debido al desarrollado sistema óseo que presentan los jugadores, estos pueden hacer uso de ejercicios y métodos de entrenamiento similares a los utilizados por adultos. Igualmente, se desarrolla la fuerza máxima, explosiva, la fuerza de resistencia y reactiva.

La flexibilidad, es de vital importancia, ya que en el momento en el que se incrementa la fuerza, la flexibilidad tiende a disminuir, sin embargo, esto puede evitarse siempre y cuando se realice el entrenamiento adecuado.

A su vez, existen una serie de pautas que han de ser realizadas en un tipo de entrenamiento técnico-táctico propio de esta etapa, las mismas se presentan a continuación:

  • Esta etapa es considerada como una de las etapas de oro del aprendizaje del fútbol.
  • Se debe buscar la máxima eficiencia técnico-táctica.
  • Se preparan de manera individualizada por puestos específicos.

Los jugadores juveniles y sus características

El día de hoy nos centraremos en los jugadores juveniles y sus características fundamentales, esta información está basada en lo propuesto por los autores A. Ardá, C. Casal y C. Casal en su libro «Metodología de la enseñanza del fútbol», en cuanto a sus capacidades físicas a nivel evolutivo, las mismas se centran en lo siguiente:

La velocidad, tanto de reacción como de frecuencia, son capaces de alcanzar sus valores máximos, lo cual se debe por el incremento de la fuerza que presentan los participantes en este punto, igualmente, en esta etapa mejora la capacidad y la potencia anaeróbica, favoreciendo así el rendimiento de la velocidad.

La resistencia, comienza a disminuir después de los 18 años de edad, a pesar de que el sistema anaeróbico continua en pleno desarrollo.

La fuerza, esta se presenta de forma mucho más consolidada, ya que se fortalece la musculatura y se presenta el crecimiento de la misma en cuanto a anchura. Igualmente, la fuerza máxima alcanza su valor y desarrollo más elevado.

La flexibilidad, se puede presentar en esta etapa de forma mucho más débil y esto se debe a que se ve incrementada la fuerza del participante en esta fase.

Es importante mencionar que en esta etapa, el jugador presenta una estabilidad física, así como también se eleva a nivel intelectual, esto se debe a que se desarrolla la capacidad de observación, lo cual prepara a los mismos para soportar cargas de entrenamiento superiores.

Más sobre los jugadores cadetes

El día de hoy continuaremos con más información relacionada con los jugadores cadetes, teniendo en consideración lo previamente planteado por los autores A. Ardá, C. Casal y C. Casal en su libro «Metodología de la enseñanza del fútbol»

De acuerdo a los expertos, estos jugadores desarrollan ciertas capacidades, que pueden ser las psicofísicas, como las mencionadas a continuación:

  1. Estos cambios provocan en el niño, un período de desequilibrio emocional.
  2. Los rasgos infantiles en los jugadores desaparecen, mientras que los rasgos sexuales se hacen notables.
  3. Las proporciones corporales aumentan, por lo tanto, las capacidades coordinativas se encuentran altamente comprometidas.
  4. La falta de comunicación, la torpeza motriz y la desarmonía somática, son consecuencia de los cambios profundos corporales que se sufren en la pubertad.
  5. La precisión del control de los gestos, se presentan de forma difícil y marcada en los jugadores.

Igualmente, se determinan una serie de características propias del entrenamiento de este grupo, las mismas se presentan a continuación:

En cuanto a la resistencia, esta aumenta de manera significativa la capacidad de entrenar. Esta es la etapa óptima para el entrenamiento de la resistencia aeróbica.

En cuanto a la velocidad, esta se puede mejorar gracias a entrenamientos desarrollados con esta finalidad específica.

En cuanto a la fuerza, esta se desarrolla gracias a las autocargas y con ejercicios que dependan de materiales, con la finalidad de aumentar la fuerza y los músculos.

En cuanto a la flexibilidad, esta se debe desarrollar gracias a ejercicios específicos, sin dejar a un lado a las articulaciones, así como también, teniendo cuidado con la columna vertebral y la articulación coxofemoral.

El jugador cadete y sus características

Los autores A. Ardá, C. Casal y C. Casal han establecido previamente en su libro «Metodología de la enseñanza del fútbol», las características que identifican al jugador cadete de un equipo de fútbol conformado por 11 jugadores.

El desarrollo físico de este tipo de jugador se centra en las capacidades físico-motrices, como por ejemplo, fuerza, velocidad, resistencia y flexibilidad, así como también el desarrollo psíquico, centrado en las capacidades perceptivomotrices, como lo es el caso de la espacialidad, temporalidad, corporalidad y sus interrelaciones, centradas en el equilibrio, coordinación, ritmo y lateralidad, sin dejar a un lado su relación con la táctica.

El nivel evolutivo de estos jugadores, en cuanto a sus capacidades físicas, se centra en lo siguiente:

La velocidad, los tiempos de reacción y latencia pueden alcanzar valores que solo se ven en los adultos. El máximo nivel de frecuencia en cuanto a movimientos, se alcanza alrededor de los 15 años de edad.

La resistencia, es reconocida por su capacidad y potencia anaeróbica, alcanzando su valor máximo al final de esta categoría y a la vez, la táctica comienza a desarrollarse.

La fuerza, se produce gracias el aumento del volumen a nivel corporal, es por esto que la fuerza máxima se desarrolla de manera mucho mayor. En el caso del sistema oseoarticular, este se presenta de forma consolidada casi por completo.

La flexibilidad, se reconoce por desarrollar una fuerza que provoca una disminución de movilidad articular, la cual es una cualidad que se encuentra deteriorada debido a los cambios que se presentan morfológicamente a esta edad, ya que no se le da tiempo a que la musculatura del individuo presente cierta elasticidad de musculatura y ligamentos a ajutarse a los mismos.

Fortalecer la fuerza y rendimiento de los jugadores

El factor «fuerza» forma parte fundamental del juego y sus entrenamientos, en especial en deportes colectivos como el fútbol, ya que es un factor determinante sobre los modelos de planificación y ejecución que tenga un equipo en específico.

El autor G. Reyes, en “Fuerza específica del futbolista en el alto rendimiento aplicada al fútbol» realiza ciertas consideraciones que todo entrenador debe seguir para el desarrollo de la fuerza y el rendimiento de sus jugadores, a continuación desarrollaremos el material del experto:

  1. Competir y mantener el mejor estado físico a lo largo del entrenamiento y los juegos.
  2. Incluir ejercicios de fuerza en los entrenamientos, ya que estos permiten que los jugadores mantengan un nivel de masa muscular óptimo para su buen rendimiento.
  3. Elegir distintos métodos de entrenamiento y combinarlos entre sí, para que de esta forma los jugadores se vean fortalecidos y representen una ventaja ante equipos educados por un método monótono y con poca flexibilidad.

A pesar de ser bastante sencillas, estas recomendaciones incentivan abiertamente al entrenador y su equipo a experimentar otros métodos de juego y entrenamiento para obtener mayor flexibilidad en las jugadas de su plantilla, lo cual en un futuro podría garantizar una mayor y mejor estrategia en el campo.