Control con el pecho y muslo

La técnica del control del balón con el pecho y los muslos depende completamente de observar la trayectoria de la pelota y a su vez, precisar los movimientos con el cuerpo para mantener la esfera alejada del suelo.

D. Smith en su libro «Magia del fútbol. Habilidades técnicas» establece los siguientes consejos para efectuar de manera correcta este tipo de control:

Los muslos deben adoptar un ángulo de 45º para poder mantener la pelota en el aire.

Adoptar una buena postura antes de llevar a cabo la recepción de la pelota.

El autor establece que una buena postura se basa en mantener el cuerpo erguido con las piernas separadas a la altura de los hombros, con las manos colocadas hacia arriba para que de esta forma, no interfieran con los movimientos a realizar. Esta posición garantiza que el jugador pueda realizar acciones rápidas y seguras para controlar el balón.

Pensar y ejecutar rápidamente los movimientos para controlar el balón, ya que solo se cuenta con pocos segundos mientras la pelota recorre su trayectoria hacia el suelo.

Igualmente, el experto recomienda practicar esta técnica utilizando una pared y controlar la esfera con los muslos y pecho frente a la misma, de esta forma el balón siempre regresará al jugador a través de diferentes ángulos, lo cual lo preparará para hacer uso de esta técnica ante distintas situaciones.