Etapa de promoción y sus actividades – PARTE 2

Hoy continuaremos con lo establecido por los autores A. Sans y C. Frattarola, en su libro «Manual para la organización y el entrenamiento en las escuelas de fútbol», sobre la etapa de promoción y las actividades que fortalecen a la misma, las cuales se mencionan a continuación:

El partido y trabajo del portero, esta actividad de puede desarrollar de la siguiente manera:

  • Se puede llevar a cabo un partido, conformado por 50% vs 50% del grupo, siguiendo las normas de una competición oficial.
  • En este caso, el trabajo del portero, se debe ejecutar a partir de distintas acciones de estrategia y de situaciones como las siguientes: P.1:1, P.1:2 y P.2:2.

Actividades de coordinación dinámica general, estas actividades han sido propuestas por los autores para efectuar el siguiente recorrido:

  • Salto de valla, con caída equilibrada, haciendo uso de los dos pies juntos.
  • Una vez que se pasa el cono, saltarán desde la línea para continuar con la carrera sobre el banco.
  • El salto del banco al plinto, debe culminar con una caída posterior a una colchoneta.
  • La carrera debe seguir, realizando una voltereta hacia adelante.
  • Esta actividad culmina luego de subir a un implemento y recorrer una barra de equilibrio.

Actividades de capacidades condicionales, en las mismas se mide la capacidad de velocidad de reacción de los jugadores, estas pueden realizarse por las siguientes actividades:

  • Se hace uso de dos balones de forma simultánea por los jugadores quienes intentarán tocar a los contrarios, lanzando los mismos desde su propio campo con la mano y/o con los pies.
  • Para tocar al contrario y «marcarlo», el balón no puede salir de la cancha antes de hacer contacto con el jugador.
  • Los jugadores que han sido «marcados», se colocan detrás del campo contrario, pudiendo marcar a otros desde esa zona, en el caso de que marquen a un contrario, estos pueden volver a su lado de la cancha.

Repliegues y sus características

El día de hoy conversaremos un poco sobre los repliegues y sus características, estos también son conocidos como retiradas, de acuerdo a lo planteado por el autor M. Serrano en su libro «Cómo dirigir un partido de fútbol. Factores que intervienen en el desarrollo del juego y la técnica a emplear», estos son movimientos de retroceso, realizados por los mismos jugadores pertenecientes al equipo que ha perdido la posesión del balón mientras ejecuta acciones ofensivas, de esta forma, vuelven rápidamente a las zonas establecidas por el entrenador, con el objetivo de organizar la defensa en esta situación.

Igualmente, estas acciones pueden realizarse de forma individual y colectiva, así como también pueden llevarse a cabo por todos los jugadores del equipo, como por ejemplo:

El portero, la realiza una vez que existe un saque malo y algo adelantado, por lo tanto, debe volver a la portería.

Los defensas y centrocampistas, hacen uso de esta técnica para volver a la posición de partida cuando existe un rival en la misma, quien tiene la función de ejecutar un marcaje directo, otra forma para la cual pueden utilizar este movimiento es para desdoblarse con algún compañero de distinta línea.

Los delanteros, lo hacen para replegarse en línea divisoria de ambos terrenos de juego o también para ejercer el pressing sobre los delanteros pertenecientes al equipo contrario.

En resumidas cuentas, este es un método que tiene lugar desde los siguientes puntos:

  • Las posiciones de partida, las cuales han de ser asignadas por el entrenador.
  • Las posiciones defensivas.
  • Hacia el adversario, con la asignación dirigida a marcar.
  • Con repliegue intensivo, el cual se lleva a cabo a la mitad del campo.

El rol de portero

El día de hoy desarrollaremos una serie de características vinculadas al rol del portero, basándonos en lo establecido por los autores A. Ardá, C. Casal y A. Casal en su libro «Metodología de la enseñanza del fútbol».

Los mismos establecen que esta función se desempeña a través de aspectos que lo diferencian del resto de los jugadores, primeramente por la forma en la que se encuentra compuesto su uniforme y los materiales que necesita para ejercer su función, bien sea guantes o zapatos especiales, igualmente, su camiseta debe ser distinta a las de sus compañeros y a las del equipo adversario.

Otro factor fundamental, es que el portero debe hacer uso de sus extremidades posteriores, lo cual lo diferencia del resto de los integrantes de su equipo, a pesar de que esto solo puede ser llegado a usar mientras se encuentre en el área de la portería, debido a que mientras se encuentre fuera de ella, deberá utilizar otro tipo de roles planteados.

En su área, podrá hacer uso de las manos, sin embargo, puede encontrarse limitado con respecto a su actuación ya que no podrá recibir el pase de un compañero ni podrá mantener el balón en sus manos por un tiempo mayor al de cinco segundos.

Las características mencionadas con anterioridad son las que diferencian a este rol del resto de los jugadores, sin embargo, a medida en la que ha transcurrido el tiempo, las sesiones de entrenamiento se han adaptado a tal punto en el cual una gran parte del mismo, todos los jugadores pueden participar en las mismas asignaciones, haciendo de esto una situación mucho más agradable tanto para el equipo como para los jugadores.

Programa de entrenamiento para niños entre 6 y 11 años

Basándonos en las características que corresponden a la planificación de un programa de entrenamiento para niños en edades comprendidas entre 6 y 11 años, hoy desarrollaremos los puntos fuertes que este tipo de sesión debe poseer, siempre teniendo en consideración lo propuesto por los autores A. Sans y C. Frattarola en su libro «Manual para la organización y el entrenamiento en las escuelas de fútbol»

Lo primordial es tener en consideración que durante esta etapa la finalidad no es desarrollar una técnica específica en el grupo, sino mas bien que los participantes desarrollen su experiencia motriz lo mejor posible, es por esto que muchas veces no existen ejercicios definitivos para cada entrenamiento, sin embargo, si existen aspectos fundamentales que se deben llevar a cabo durante las sesiones de entrenamiento y que corresponden a grupos de esta edad, a continuación hacemos mención de los más importantes:

Desarrollo del aspecto lúdico, utilizando el fútbol como medio de aprendizaje.

Aplicar actividades sencillas y fáciles, tanto para el entrenador como para los jugadores.

Inclusión de todos los niños en la práctica, haciendo uso de una metodología apropiada.

Igualmente, los expertos recomiendan actividades que se complementan de forma correcta con los aspectos mencionados anteriormente:

  1. Ejercicios de habilidad.
  2. Torneos de mínima oposición.
  3. Desarrollo del trabajo de portero.
  4. Mejora de capacidades físicas.

Los autores establecen que se deben realizar sesiones de entrenamiento con estas actividades con un mínimo de dos veces por semana y un máximo de tres veces a la semana, debido a que de esta forma se puede lograr para una asimilación adecuada de estos ejercicios, así como también se le permite a los participantes desarrollarse en otro tipo de deportes.

Tipos de recepción del guardameta

El guardameta puede desempeñar distintos tipos de recepción, en este caso desarrollaremos lo propuesto por el autor F. García en su libro «El portero de fútbol», quien establece que una recepción del portero se puede calificar en alta, media, baja y con caída.

En el caso de la recepción alta, esta se reconoce por presentarse cuando se recibe la pelota por encima de los hombros.

La recepción media, tiene lugar cuando es realizada entre la línea de los hombros y la línea de la cintura.

La recepción baja, se lleva a cabo entre la línea de la cintura y el suelo.

La recepción con caída, es conocida por llevarse a cabo al ras del suelo.

Igualmente, el autor hace mención de una serie de ejercicios que ayudan a mejorar esta técnica, a continuación hacemos mención de dos de ellos:

Ejercicio nº 1: Mejora de la recepción alta.

  • Materiales a utilizar: Un banco y un balón.
  • Descripción de la actividad: El jugador debe apoyar el pie izquierdo sobre el banco y al mismo tiempo eleva la pierna derecha para recibir el balón enviado por el entrenador.

Ejercicio nº 2: Mejora de la recepción alta.

  • Materiales a utilizar: Un balón.
  • Descripción de la actividad: El portero debe realizar saltos verticales en desplazamiento digital, lanzando el balón sobre la barra horizontal alta de la arquería de forma sucesiva para realizar recepciones altas.

Ejercicios para el portero

A continuación, estableceremos dos (2) ejercicios, recomendados por el autor B. Pietersen en su libro «Técnica del fútbol. El ABC del entrenamiento juvenil», la finalidad de los mismos es mejorar el rendimiento de los arqueros ante situaciones de estrés y presión a lo largo de un partido.

Ejercicio nº 1:

  • Cantidad de jugadores: Tres (3) jugadores.
  • Descripción de la actividad: Dos (2) de los tres (3) jugadores se colocan a una amplia distancia alejados de la portería, cada uno a un lado. El portero, lanza el balón hacia uno de los jugadores. Y una vez el jugador recibe el balón, debe tirar al arco y si marca, el otro jugador debe quedarse inmóvil hasta que el portero realice nuevamente el lanzamiento.

Ejercicio nº 2:

  • Cantidad de jugadores: Siete (7) jugadores, tres (3) porterías y un (1) balón.
  • Descripción de la actividad: El portero debe proceder a cubrir las tres (3) porterías, mientras que los jugadores se encuentran a una distancia suficiente de las porterías. Entre los siete (7) jugadores podrán pasarse el balón entre ellos y lanzar a la portería cuando así lo deseen. En el caso de que los jugadores se acerquen mucho a las arquerías, no podrán lanzar, sino que deberán regatear al portero.

Las variables recomendadas por el experto, en esta oportunidad, se centran en el hecho de pasarse solamente dos (2) veces la pelota entre los jugadores, así como también incorporar otro arquero y disminuir la cantidad de jugadores, para que quede dos (2) jugadores, dos (2) porteros y dos (2) arcos.

Ejercicios para porteros

Como bien sabemos, los arqueros muchas veces desempeñan entrenamientos diferentes a los que otros jugadores del equipo realizan, es por esto que a lo largo del día de hoy desarrollaremos una serie de ejercicios recomendados por S. Vásquez en su obra «Técnica-entrenamiento del portero de fútbol»

Ejercicio nº 1:

  • Cantidad de jugadores: Se puede realizar a nivel individual.
  • Descripción de la actividad: El jugador debe dejar caer el balón, botarlo y recibirlo. A su vez, puede jugar con la modificación del desplazamiento, de realizar botes laterales y cruzados, así como también mejorar la recepción de la pelota dependiendo de los efectos que traiga consigo.

Ejercicio nº 2:

  • Cantidad de jugadores: Se puede realizar a nivel individual.
  • Descripción de la actividad: El jugador debe botar el balón, golpearlo utilizando la técnica de volea y recibirlo acremente o al bote. Las variaciones a utilizar pueden ser el número de contactos, limitar el espacio para realizar las acciones y modificar el tipo de desplazamiento antes de realizar la recepción.

Ejercicio nº 3:

  • Cantidad de jugadores: Este ejercicio se puede realizar con un solo jugador.
  • Descripción de la actividad: Para este ejercicio, el jugador debe botar la pelota sobre diferentes superficies, con la finalidad de determinar la precisión y potencia al momento de realizar esta actividad. Igualmente, el portero debe recibirlo y recorrer un espacio determinado. Para este ejercicio se debe contabilizar el número de contactos.

Ejercicios para porteros

El portero es un jugador que a diferencia del resto de la plantilla, realiza su función con la parte superior e inferior de su cuerpo, es por esto que su entrenamiento muchas veces se realiza de forma diferente con respecto a lo realizado por otros jugadores.

T. Guimarães, autor de «Fundamentación y técnica en el fútbol» establece los siguientes ejercicios para un arquero:

  1. El guardameta debe encontrarse en posición y el entrenador debe enviar balones desde 4 o 5 metros de distancia (aumentando la potencia de sus lanzamientos y frecuencia de los mismos).
  2. El arquero debe encontrarse sentado en el suelo, cerca de uno de los postes de la portería, mientras que el entrenador envía balones hacia el poste en el que se encuentra ubicado el jugador, para que así, este pueda atajar los balones con la mano más cercana al poste.

Estos ejercicios servirán de gran ayuda para precisar los movimientos del arquero en situaciones de lanzamientos frecuentes y de difícil acceso.

¡Indícanos si este post te ha servido de ayuda y si existe algún otro que nos puedas recomendar!