El doblaje

En el doblaje, el jugador viene por detrás y adelanta a un jugador que se encuentra en posesión, de acuerdo a lo establecido por los autores J. Bangsbo y B. Peitersen, en su libro «Fútbol. Jugar en ataque», la aplicación de esta técnica tiene lugar principalmente en la mitad del campo que corresponde a un contrario y es conocido como un método eficaz para dar profundidad o abrir el juego de ataque. Esta técnica, por lo general, tiene una mayor oportunidad de ser realizada en los laterales del campo.

Los autores establecen que los objetivos de esta acción son los siguientes:

  1. Aprovechar el espacio libre y prepararse para recibir pases.
  2. Dar al jugador que posee el balón, una posibilidad directa del pase.
  3. Despista la atención de los jugadores en defensa.

En este caso, las principales directrices para quien posee el balón, son las siguientes:

La atención, ya que el jugador que posee el balón debe atraer hacia sí mismo la atención del defensa y arrastrarlo a la posición hacia la que no se puede lanzar el balón.

La distancia de separación hacia el contrario, esto se debe a que el defensa debe cubrir tanto al jugador que posee el balón, como el que hace el doblaje, es por esto que la distancia entre los jugadores es importante para evitar la interceptación.

El pase, en el caso de que el jugador que posee el balón, decida realizar el pase, debe lanzar el balón hacia el espacio libre, de tal forma que el jugador dobla para aprovechar su velocidad y corra en la dirección de avance del balón.

Comportamiento táctico deseado en futbolistas – PARTE 1

Los futbolistas desempeñan a lo largo de sus actividades una serie de comportamientos que pueden llegar a ser bien deseados o no, es por esto que el espíritu deportivo es muy importante ante las acciones de los participantes, hoy desarrollaremos las características del comportamiento táctico es deseado e impuesto por el autor T. Guimarães en el libro «Fundamentación y técnica en el fútbol».

Todos los jugadores deben participar en el juego.

  • Fase ofensiva: Deben representar un apoyo y ayuda, cerca y lejos de quienes poseen el balón.
  • Fase defensiva: Deben realizar acciones de marcaje y acoso, de forma organizada, así como también deben ocupar de forma dinámica el espacio.

Todos los jugadores deben organizarse juntos, formando un bloque, en el que sean capaces de atacar y defender.

Las exigencias del comportamiento se deben diferenciar, de acuerdo a lo solicitado por las distintas fases de acción en el juego.

  • Fase ofensiva: Esta se debe centrar en la colaboración de los compañeros.
  • Fase defensiva: Esta debe representar una oposición conjunta frente al rival.

En relación al ataque y posesión del balón, la progresión de la pelota se debe llevar a cabo de forma colectiva hacia la portería contraria, así como también, ritmo de juego debe saber manejarse dependiendo de las posibilidades coordinativas y condicionales del equipo.

Estas son solo parte de las exigencias y posibilidades que debe saber manejar un jugador de fútbol mientras realiza sus múltiples funciones en el campo, a pesar de que muchas veces esto no se encuentra escrito en piedra, el sentido común nos indica las características que se buscan con la finalidad de desarrollarlas y explotarlas en los participantes.

 

Entrenamiento en niños entre 12 y 14 años

Como bien sabemos cada sesión de entrenamiento debe tener como objetivo desarrollar las particularidades que tenga el grupo participante dependiendo de la edad que tenga cada uno de sus integrantes, es por esto que hoy desarrollaremos los objetivos generales que debe tener un entrenamiento dictado a niños con edades comprendidas entre 12 y 14 años, teniendo en consideración lo que los autores A. Sans y C. Frattarola proponen en su libro «Manual para la organización y el entrenamiento en las escuelas de fútbol».

Primero que nada, para el transcurso de esta etapa los niños han superado la enseñanza y el desarrollo de sus capacidades motrices, por lo tanto, este tipo de entrenamiento debe centrarse en conseguir una mejora en los aspectos básicos a través de objetivos concretos, como los siguientes:

  1. Recuperación del balón, esto trae como resultado que el jugador evite que el adversario lleve a cabo un gol.
  2. Mantener la posesión del balón.
  3. Llevar a cabo la progresión del balón.
  4. Hacer uso del remate.
  5. Desarrollar el juego desde la zona y jugar en la zona.

Los autores establecen que cada uno de los objetivos mencionados están compuestos por una serie de acciones que inciden de forma determinante en la buena o mala ejecución de la técnica, es por esto que para apuntar a la mejora constante se debe tener registro de lo realizado en los entrenamientos con la finalidad de que las acciones técnicas, tácticas y físicas sean reconocidas por ejecutarse de forma eficiente.

Lo primordial en esta etapa es motivar a los jugadores a realizar de forma correcta las técnicas básicas que conforman al fútbol, de tal forma que estos utilicen las mismas como herramientas para realizar las acciones necesarias para llevar a su equipo a la victoria.