El uso de ambos pies

El uso de ambos pies, es mejor conocido como el ambidiestrismo, de acuerdo a lo establecido por el autor P. Schreiner en su libro «Regatear con eficacia. El sistema de Peter Schreiner», los jugadores de fútbol muchas veces se ven obligados a realizar acciones, movimientos o técnicas con ambos pies.

Por ejemplo, en un caso como lo es el de las prácticas con conos, al momento en el que el jugador avanza realizando un zig zag, hacia el primer recorte interior con la izquierda, este debe ser capaz de poder realizar el recorte interior con la derecha, lo cual la misma actividad le obliga al participante llevar a cabo este movimiento.

Es bastante importante que el entrenamiento básico de los jugadores pueda ser realizado con ambos pies, igualmente, estos deben estar en condiciones de realizar regateos, fintas y el toque del balón, tanto con el pie derecho como con el izquierdo.

En el caso de las técnicas o movimientos, como por ejemplo, el relámpago, el peine, el abeto y el regate a ocho, pueden arrancar desde sitios diferentes para que así, los jugadores puedan practicar con ambos pies.

Para finalizar, el hecho de que los jugadores puedan manejar el ambidiestrismo, es de vital importancia para el desarrollo y desempeño de los mismos, ya que de esta forma, los participantes garantizarán ser mucho más flexibles ante las distintas situaciones que pueden presentarse en el campo de juego.

El secreto de Brian Laudrup

Brian Laudrup, es conocido por haber sido un jugador de fútbol danés, quien a lo largo de su carrera llegó a realizar 21 goles y fue ganador de la Copa Mundial en el año 1992, cuando jugó junto al equipo de Dinamarca.

El autor B. Peitersen en su libro «Técnica del fútbol. El ABC del entretenimiento juvenil», establece una serie de componentes que hacían de este jugador uno de los mejores al momento de hacer regates, a continuación, les hacemos mención de esas características.

Hacer malabarismos, para esto se necesitaba un entrenamiento completamente dedicado a la técnica, una vez dominada la misma, se realizaba el mismo entrenamiento con el pie izquierdo, para luego alternar entre el derecho y el izquierdo. Este jugador siempre se encontraba practicando las fintas, los regates y las diferentes formas de mantener el balón en el aire.

Todas las situaciones eran oportunidades para practicar, mientras Brian no estaba entrenando, siempre encontraba un momento para jugar así sea con una lata de refresco, que hiciera la función del balón, muchas veces se integraban muchachos del mismo curso y de otros también, haciendo que de esta manera la técnica de chutar madurara fuertemente en él.

El entrenar en un club, como buen jugador, tan pronto como este tenía la posibilidad de entrenar, lo hacía, esto traía como resultado que se diera cuenta que existían técnicas a las cuales les faltaba madurez para poder emplearlas en partidos de competición, así como también fue aumentando la cantidad de trucos que dominaba, lo cual trajo como resultado que en competencias, los defensas no pudiesen predecir la técnica que dominaba en el momento.

Este jugador es un ejemplo a seguir por lo tanto, las características que lo formaron son un ejemplo de lo que como entrenadores quisiéramos alcanzar.

Más sobre el regate

Hoy indagaremos un poco más de lo usual en la acción del regate, de acuerdo a lo establecido por el autor P. Schreiner en su libro «Regatear con eficacia. El Sistema de Peter Schreiner», esta técnica se puede presentar de dos formas, a través del Dribbling y el Regate en velocidad, el primero se centra en la acción de llevar el balón con pequeños toques, exigiendo la cercanía de un contrincante, muchas veces este viene seguido de una o varias fintas; en el caso del segundo, este tiene la misión de posibilitar la aparición de un espacio libre lo más rápido posible, dependiendo de la situación, el jugador debe tener la disposición de realizar cambios en la velocidad y dirección de la pelota.

Igualmente, para el día de hoy responderemos la pregunta que muchos deben tener en la cabeza, la cual es ¿Cuándo se debe hacer un regate?, de acuerdo a lo planteado por el experto, un regate se realiza bajo las siguientes circunstancias:

El atacante, no tiene la posibilidad de pasar al jugador.

Cuando un defensa, debe ser desplazado por razones relacionadas a la técnica.

El disparo a puerta, tiene lugar en la cancha.

Existe un espacio libre, en el cual hay que irrumpir.

Una situación de 1×1, cercana a la portería debe tener un fin con la posibilidad de un tiro a puerta.

Se debe habilitar un espacio, para llevar a cabo una determinada acción.

Es la forma para evitar, que tenga lugar un fuera de juego.

Esperamos esta información les sea de ayuda al momento de ampliar información relacionada con esta técnica del regate, la cual es utilizada de manera constante durante el transcurso de distintos partidos.

Ejercicios de regate + malabarismos

El regate es el movimiento rápido y brusco que realiza un jugador para superar a su oponente y así obtener el balón, la dirección de este movimiento dependerá mucho de la situación que se presente en el juego.

El autor P. Schreiner, menciona en su libro “Entrenamiento de la coordinación del fútbol”, recomienda el siguiente ejercicio para afianzar la acción de regate en los jugadores.

Descripción del ejercicio: Regate frente a malabarismos.

  • Paso nº 1: Se conforman dos grupos, Grupo A y Grupo B.
  • Función de Grupo B: Realizar malabarismos con el balón (puede ser con el pie, muslos y cabeza) mientras un juez cuenta los contactos hechos con el mismo.
  • Función de Grupo A: Regatear lo más rápido posible dentro de una zona cerrada.
  • Circuito de entrenamiento: Una vez el Grupo A logre su objetivo, el Grupo B detendrá sus malabarismos.

Luego de tres (3) procesos de regate, los equipos intercambiarán sus funciones.

El ganador será el equipo que haya logrado más contactos con el balón cumpliendo su función de malabaristas.

A lo largo de este ejercicio, el entrenador afianzará el desempeño y dominio de ambas técnicas tanto en el Grupo A como en el Grupo B.