Principios del juego defensivo

Contrario a lo establecido en nuestro artículo anterior, el juego defensivo es reconocido por ser mucho más paciente y de cierta forma menos impulsivo que el juego de ataque, es por esto que hoy desarrollaremos una serie de características que conforman al juego defensivo, teniendo en cuenta lo que el autor H. Eissmann establece en su libro «Fútbol base. (12-13 años). Programas de entrenamiento».

Juego defensivo:

Adversario en control del balón, esta situación es una razón más que válida para que todos los jugadores del equipo, sin importar su posición, participen en la defensa.

El cambio de ataque a defensa, le facilita al equipo realizar interceptaciones, marcajes y tener el control del balón.

El hecho de marcar a un hombre, significa que igualmente se debe tener en cuenta el espacio que se debe controlar.

Ceder el juego, es la forma de marcar al contrario surgido.

Algo que nunca puede faltar, es marcar o cubrir siempre la línea interna, la cual es aquella que se encuentra próxima a la portería.

Estorba al contrario, esta es una acción que siempre debe estar presente al momento de ejercer un juego defensivo, puede ser antes o al momento de recibir el balón.

La mirada del jugador defensivo, debe estar siempre sobre el balón.

Los movimientos de engaño, no deben ser motivo suficiente para crear irritaciones o molestias en los jugadores defensivos.

Evita el primer pase, siempre y cuando la situación sea que el contrario se encuentra en posesión del balón.

El regateo del contrario, es una situación que se debe evitar siempre que sea posible, por lo general esto ocurre en dirección a la portería.

Los balones altos, no se deben dejar botar y más aún si el adversario se encuentra cerca.

El tackling, es una técnica que solo debe ser utilizada en el caso de que un compañero no sea capaz de alcanzar el balón.

Los pases cruzados, deben ser evitados, especialmente si los jugadores se encuentran cerca de la propia área de castigo.