Todo lo que necesitas saber sobre el ritmo de juego

El ritmo de juego, es una característica que define a un equipo defensivo, ya que a través de la variación de este método, puede modificar las acciones que se llevan a cabo en el juego (de parte de ambos equipos) y a su vez, puede incidir en el resultado final del partido.

A continuación, nos basaremos en lo propuesto por el autor M. Serrano en su libro «Cómo dirigir un partido de fútbol. Factores que intervienen en el desarrollo del juego y la técnica a emplear», quien establece que el ritmo puede mostrarse rápido a través de acciones como la defensa de la zona, la acción de un repliegue rápido, las temporizaciones y el hecho de realizar pressing a quien se encuentra conduciendo el balón.

Cuando podemos observar que el ritmo de juego se reconoce por ser un poco más lento, es porque posiblemente se estén tomando acciones como marcajes, el uso de ayudas permanentes, el equipo impide que aparezcan espacios libres en el campo e igualmente, el pressing al poseedor del balón puede encontrarse presente en este tipo de momentos.

Igualmente los expertos aseguran que los cambios de ritmo se pueden establecer de forma individual y colectiva, en el primer caso, pueden llevarse a cabo a través de la defensa en zonas, la acción de coberturas y permutas, repliegue, temporizaciones y pressing al poseedor del balón.

Y finalmente, cuando los cambios de ritmo se realizan de forma colectiva, por lo general es porque se llevan a cabo los siguientes principios: se realiza una defensa en la zona, se practica fuera del juego, se lleva a cabo ciertos repliegues, se desdoblan los jugadores ofensivos y a su vez, el pressing hacia el poseedor del balón también se encuentra presente.