Formación para la temporada

La preparación para llevar a cabo una temporada de fútbol se divide en tres etapas, como lo es la Pretemporada, la Competición y la Postemporada, de acuerdo a lo que establece el autor M. Cook en su libro «Dirección y entrenamientos de equipos de fútbol» nombraremos las características fundamentales de cada una de las mencionadas con anterioridad.

La pretemporada, se reconoce por desarrollar ejercicios para antes de la competición, de acuerdo a lo que establece el autor, la misma se divide en dos niveles, el primer nivel se centra en que se recobre el nivel corporal y mental necesario para las demandas que solicita este tipo de ejercicio, siempre de forma gradual. En el caso del segundo nivel, tiene lugar cuando la competición está mucho más cerca y se centra en desarrollar la naturaleza física, técnica, psicológica o táctica, incluyendo exigencias y pautas de movimientos.

La competición, en esta fase tiene lugar los distintos juegos que conforman la competición, a través del mismo se pone a valer y a la luz pública todo lo que el equipo es capaz de brindar en el campo, teniendo en consideración su técnica, táctica, control de emociones, la condición física y el trabajo de equipo.

La postemporada, se define por ser el período a través del cual los jugadores retoman un descanso luego de culminada la competición, a través de la misma, los jugadores se recuperan física y mentalmente lejos de la presión de la pretemporada y la competición. Es muy importante destacar el hecho de que esta etapa no debe ser tomada como un relajo, los entrenamientos físicos deben seguir desarrollándose, pero de forma recuperativa y correctiva, no a un nivel al que correspondan las exigencias propias de un partido.