Teoría en el fútbol

La teoría en el fútbol es un factor fundamental en el desarrollo de los jugadores y del equipo, en el caso de lo establecido por el autor G. Zeeb en su libro «Manual de entrenamiento de fútbol. 144 Programas de entrenamiento», muchos entrenadores consideran que la teoría debe mantenerse bajo la sombra, sin embargo, la misma pizarra, donde pueden anotarse las palabras claves de los temas a tratar durante la sesión de entrenamiento, puede servir de buena ayuda ante el discurso al aire libre que debe ejercer el entrenador.

Las situaciones de juego, la distribución de los espacios, los sistemas de juego, el juego de disposiciones, entre otros temas de este estilo, son aquellos que deben tratarse en la enseñanza teórico-práctica.

El tiempo invertido en la parte teórica, no debe durar más de 20 o 30 minutos, esto se debe a que la receptividad y la capacidad de concentración durante la noche y luego de una sesión de entrenamiento, se vuelve limitada.

A continuación, se presentan una serie de termas que deben tenerse en consideración en la parte teórica práctica:

  1. ¿Cuándo debe llevarse a cabo el marcaje individual? ¿En qué zona?
  2. ¿Cuál es la acción del defensa libre?
  3. ¿Cómo es el comportamiento defensivo en los saques de esquina?
  4. ¿Cómo debe ejecutarse la ubicación de los centrocampistas y la delantera?
  5. ¿Cómo debe ser la colocación de los delanteros?
  6. ¿Quién debe colocarse en la barrera?

Así como existen estas preguntas, se pueden desarrollar muchísimas más, que desenvuelven una serie de indicaciones teóricas, las cuales pueden despejar la mente y las dudas de los jugadores, potenciando de esta manera su nivel de juego.

Diferencias entre la educación física y la preparación física

Muchas veces como entrenadores no sabemos diferenciar de forma correcta estos dos términos que se encuentran bastante involucrados en la labor de la enseñanza del fútbol, es por esto que hoy desarrollaremos este tema basándonos en lo que establece el autor C. Martínez en su libro «Preparación física en el fútbol para juveniles».

El mismo hace mención de la Educación física como parte de la educación general que todo individuo tiene derecho a practicar, se considera la base de la preparación física del mismo. Su importancia recae en el hecho de que es capaz de formar en una persona el desarrollo de su condición motora y psicológica, la cual es completamente necesaria al momento de practicar un deporte.

En el caso de la Preparación física, es el conjunto de acciones que realiza un individuo para prepararse a participar en una competencia, la finalidad de la misma es completamente competitiva y va dirigida a un deporte en específico. Es importante mencionar que para llevar a cabo una preparación física, se debe tener bien establecidos los fundamentos establecidos por la educación física.

Independientemente de lo explicado con anterioridad, hay una cosa que es completamente segura y es la necesidad que tiene el ser humano de realizar algún tipo de ejercicio, esta premisa está compuesta por hechos históricos que se remontan a la Prehistoria, cuando el hombre de esta época necesitaba movimiento para llevar a cabo sus labores diarias.

 

Método sistémico de enseñanza del fútbol

Existen distintos métodos de enseñanza del fútbol, en el caso de hoy haremos mención de una serie de características que representan al Método sistemático de enseñanza, las mismas las establece el autor R. Pacheco en su libro «La enseñanza y el entrenamiento del fútbol 7. Un juego de iniciación al fútbol 11»

El autor hacer mención de que este método posee las siguientes características:

Utiliza situaciones particulares para su enseñanza.

El progreso se define por la oposición.

Los equipos que se forman por lo general son 1×1, 3×3 y se determinan los pases a realizar, haciendo mucho más compleja la enseñanza.

Las reglas se toman en cuenta para llevar a cabo el aprendizaje.

Igualmente, el experto asegura que sus características traen como resultado una serie de aspectos presentes en sus jugadores, como por ejemplo:

La inteligencia se forma de manera táctica, la creatividad se forja en las acciones de los jugadores.

Los participantes comprenden las reglas y los mecanismos de los cuales depende el juego.

El tiempo de los entrenamientos se centra en la enseñanza del juego y no en la técnica.

La motivación está siempre presente en el rendimiento de las tareas a realizar por los jugadores.

Mecanismos perceptivos y decisiones de movimiento se encuentran bien afianzadas ante las situaciones imprevistas que se puedan presentar en la cancha.

¿Y tú? ¿Utilizas este método de enseñanza?

 

Relación entre esfuerzo y recuperación

El tema de hoy tiene una relevancia gigante, ya que en el transcurso de las distintas etapas que pasa un equipo, como por ejemplo, pre-temporada, temporada y post-temporada, el esfuerzo que se debe realizar nunca puede bajar ni llevar a cabo una lesión que pueda costar alguna de las tres etapas ya mencionadas.

En el caso de lo descrito por el autor G. Zeeb en «Manual de entrenamiento del fútbol. 144 Programas de entrenamiento» el mismo asegura que siempre existe el peligro de que los entrenamientos y los partidos se vuelvan muy intensos, provocando así posibles lesiones y que las fases de recuperación no sean lo suficientemente aptas para lograr sus resultados.

La fase de recuperación se reconoce por mantener la estabilidad del cuerpo del jugador que le exige al mismo dar lo máximo que pueda en la cancha, lo cual genera cansancio y agotamiento de las reservas que posee el cuerpo, trayendo como resultado una falta de rendimiento.

Es por esto que los jugadores deben ser partícipes del proceso de recuperación teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

Descanso de ocho horas, esto trae consigo que el jugador descanse de forma adecuada.

Consumo de oxígeno, esto puede lograrse de forma natural, a través de paseos a sitios donde la contaminación se encuentre reducida.

Llevar a cabo una buena dieta, la buena alimentación trae consigo un mejor rendimiento físico y mental.

Masajes, baños y saunas, son importantes para liberar las tensiones provocadas en el cuerpo a través del esfuerzo realizado.

¡Coméntanos qué te parecen estas recomendaciones y si haces uso de ellas!

Las bebidas y los jugadores

Anteriormente se creía que los jugadores debían salir al campo «secos», por lo tanto, el consumo de agua era mucho menor al que realizan actualmente, sin embargo ese aspecto ha sido estudiado y los resultados sobre la importancia del consumo de agua en los jugadores ha cambiado drásticamente.

De acuerdo a lo que el autor G. Zeeb en su obra «Manual de entrenamiento de fútbol. 144 Programas de entrenamiento» establece que el agua del cuerpo se pierde a través de la sudación, es por esto que la restitución del agua al organismo debe realizarse lo más rápido posible, a esto se debe el hecho de que durante y después del partido los jugadores deben consumir líquidos.

Actualmente, los jugadores consumen bebidas isotónicas, las cuales presentan una gran cantidad de minerales y estos son absorbidos de forma mucho más rápida, sin embargo, se ha demostrado que un jugador no puede hacer uso de cualquier bebida isotónica, ya que la variación de los minerales se ve bastante pronunciada dependiendo de la marca que este siendo utilizada.

Igualmente, el autor asegura que al momento de consumir este tipo de bebidas hay que tener mucho cuidado con la cantidad de nitrógeno y cloruro que tengan, debido a que estos se combinan en el organismo y producen sal común, lo que puede traer como resultado la presencia de condiciones como hipertensión y arterioesclerosis.

Alimentación de los jugadores

La alimentación de cualquier individuo influye increíblemente en como el mismo transcurre su ritmo de vida y en el caso de los deportistas, este es un tema muchísimo más importante aún, ya que desempeñan acciones con su cuerpo que requieren de esfuerzo mucho más fuerte que el resto.

El autor G. Zeeb en su libro «Manual de entrenamiento del fútbol. 144 Programas de entrenamiento» establece que en su mayoría, los jugadores de fútbol no son profesionales por lo tanto sus hábitos alimenticios están marcados por una serie de factores ajenos a lo que en realidad un jugador debe comer, es por esto que él hace mención de una serie de alimentos que los participantes deben consumir antes del juego.

Alimentos pertenecientes al grupo de los carbohidratos, que le brindan energía al cuerpo, como por ejemplo puré de patatas, arroz hervido y pasta, tienen por lo general un tiempo de digestión de aproximadamente una (1) o dos (2) horas.

En el caso de vegetales sin cocinar, le brindan muchísima fibra al cuerpo y tienen un período de digestión entre una (1) o dos (2) horas también.

Cuando hablamos de proteínas, este grupo alimenticio ayuda a los músculos a recuperarse y la comida que el jugador podría consumir son huevos cocidos, pescados, carnes y tienen un período de digestión estimado entre dos (2) y cuatro (4) horas.

Es muy importante hacer mención de que la última comida de esta lista que debe realizar un jugador antes de un partido tiene que ser por lo menos tres (3) horas antes del inicio de la actividad.

Enfriamiento después del partido

Muchos sabemos que es lo necesario para llegar a cabo un buen juego, sin embargo, olvidamos muchas veces la importancia de lo que pasa después del partido y es que el cuerpo presenta un cambio de temperatura al cual siempre debemos prestarle atención.

De acuerdo a lo establecido por G. Zeeb en su libro «Manual de entrenamiento de fútbol. 144 Programas de entrenamiento» el cuerpo al finalizar un partido todavía se encuentra con la energía necesaria para efectuar un rendimiento máximo.

Es por esto que la fase de «enfriamiento» corresponde a una regeneración activa o un descanso activo, en el cual las tensiones musculares y mentales se relajan, dando como resultado que el cuerpo vuelva a su estado inicial.

El autor recomienda que para esta etapa se desempeñen carreras relajadas combinadas con gimnasia, sumándole ejercicios de estiramientos capaces de liberar de toxinas al cuerpo y de esta forma acortar el proceso de recuperación.

Igualmente, el experto asegura que de acuerdo a lo establecido por psicólogos, muchas veces los jugadores no están dispuestos a realizar un descanso activo luego de un partido, ya que no están dispuestos a ser víctimas de comentarios hechos por la fanaticada desde las gradas, sin embargo, los resultados de esta actividad valen la pena, ya que la etapa de enfriamiento posee la misma importancia que la etapa de calentamiento previo a un partido.

Reuniones en equipo

Realizar reuniones en equipo es vital para mejorar y desarrollar los jugadores que queremos en un futuro en nuestra plantilla, es por esto que el autor G. Zeeb en «Manual de entrenamiento de fútbol. 144 programas de entrenamiento» define que las reuniones entre el equipo mejoran la comunicación y la forma en la que el equipo se entiende entre ellos y con el entrenador.

Igualmente, establece que lo mejor es realizar un repaso del último partido y el desempeño de cada uno de los jugadores en el mismo, así como también futuros encuentros. El autor recomienda que luego de un partido, se utilice el entrenamiento de la semana siguiente para mejorar las técnicas utilizadas y pulir las fallas hasta no observarlas más en las jugadas a realizar.

El avance ante un nuevo partido, es recomendable hacerlo al final del último entrenamiento antes del encuentro, de esta forma la información permanecerá fresca en cada uno de los jugadores al momento del partido.

El experto menciona los siguientes aspectos a tomar en cuenta para poder tener reuniones de equipo efectivas:

Enfócate primero en lo positivo y luego en lo negativo.

La capacidad de concentración de un jugador después de un entrenamiento es bastante menor, por lo tanto, lo más recomendable es que una reunión no dure más de veinte (20) o treinta (30) minutos.

Utilizar la pizarra para hacer mención de las acciones decisivas en la pizarra.

Saber tratar a jugadores sensibles, a estos es mejor precisarlos en conversaciones privadas.

¡Esperamos estos consejos puedan ayudarte a llevar a cabo mejores reuniones en los vestidores! ¿Y tú? ¿Qué técnica utilizas?

El pressing

El pressing es un tipo de comportamiento ofensivo que ejecuta la defensa y significa «presionar o apretar», de acuerdo a lo que establece G. Zeeb en su libro «Manual de entrenamiento de fútbol. 144 programadas de entrenamiento», esta técnica se lleva a cabo cuando un equipo pierde el balón e intenta recuperarlo con la mayor velocidad posible, llevando así al contrincante a presenciar una presión en tiempo y espacio para manipular la pelota.

Igualmente, el autor indica que dependiendo del lugar en el que se encuentre la pelota, el pressing puede ser de las siguientes maneras:

Pressing de ataque, se basa en poner en presión al equipo contrario en su parte del campo, lo cual tiene como resultado impedir y descontrolar la organización que poseen, para de esta forma recuperar el balón de la forma más rápida posible.

Pressing en el mediocampo, este se basa en la acción que toma el equipo en retroceder e intenta cerca de la línea central (donde perdió el balón), retardar la organización que ejercer el equipo contrario y al mismo tiempo, aprovecha la oportunidad de establecer una defensa sólida.

Esta técnica varía de acuerdo a lo que cada entrenador busque en su equipo, lo ideal sería que los jugadores manejen ambos tipos de pressing para poder utilizarlos cuando de verdad lo necesiten.

Pautas para entrenamiento condicional y técnico-táctico

Existen características que pautan la diferencia entre el entrenamiento condicional y técnico-táctico, haremos mención de las mismas basándonos en lo que establecen los autores A. Ardá, C. Casal y C. A. Casal en su libro «Metodología de la enseñanza del fútbol».

Los mismos establecen que las pautas que rigen al entrenamiento condicional son las siguientes:

La resistencia, se reconoce por ser la etapa óptima para realizar entrenamientos anacrónicos, a su vez significa el aumento de la capacidad de entrenamiento.

La velocidad, esta se mejora a través de la realización de distintos ejercicios.

La fuerza, se aumenta a través del uso de las autocargas, así como también mejora al utilizar materiales y aumentar el peso de los mismos una vez vaya transcurriendo el tiempo.

La flexibilidad, esta cualidad asegura que las articulaciones y músculos se preserven a lo largo de los entrenamientos y partidos, para lograrlo se debe evitar el uso de cargas muy pesadas, prestando atención a los ejercicios hechos en parejas y a la hiperflexión realizada con distintas partes del cuerpo.

En el caso del entrenamiento técnico-táctico, las pautas mencionadas por el autor son las siguientes:

Evitar implementar nuevas acciones motrices, mientras que las que ya están aprendidas no se hayan perfeccionado lo suficiente como para avanzar.

Se deben desarrollar acciones específicas entre los jugadores.

Hacer uso de un mayor número de repeticiones para así perfeccionar gestos y mejorar la condición física de los jugadores.

Exigir mayor eficiencia en la realización de gestos y actividades tácticas.

A pesar de ser reconocidos por entrenamientos diferentes, cada uno funciona eficientemente y se centra en cualidades distintas, es recomendable tomar en cuenta cada una de las características mencionadas para así formar entrenamientos mucho más completos.