¿Qué hacer después de un partido?

Esta es una pregunta que todos abarcamos de diferentes maneras, por lo tanto, tendremos distintos resultados siempre que hagamos uso de varias acciones, es por esto que para el día de hoy desarrollaremos lo que el autor G. Zeeb en su libro «Manual de fútbol. 144 Programas de entrenamiento» establece en relación a las acciones que debe tomar un entrenador luego del partido.

Primero que nada el mismo debe entrar en el vestuario con su equipo y abordar a sus jugadores teniendo en consideración los siguientes aspectos:

La finalidad de llevar a cabo este tipo de reuniones es liberar las tensiones provocadas a lo largo del partido.

Evitar hacer uso de comentarios despectivos sobre cualquiera de los involucrados en el partido, desde los jugadores, árbitros hasta el equipo contrario.

Ocuparse de los jugadores que resultaron heridos durante el juego.

Consolar las derrotas y motivar las metas alcanzadas.

Estas acciones tomadas como conjunto, fomentan la armonía dentro del equipo y es una realidad que la felicidad y paz de un equipo es visible mientras sus jugadores recorren una cancha.

Además de lo mencionado con anterioridad, el entrenador debe tomar los puntos fuertes y débiles de lo que haya ocurrido en el partido para crear estrategias que mejoren y pulan los resultados obtenidos.

Reuniones en equipo

Realizar reuniones en equipo es vital para mejorar y desarrollar los jugadores que queremos en un futuro en nuestra plantilla, es por esto que el autor G. Zeeb en «Manual de entrenamiento de fútbol. 144 programas de entrenamiento» define que las reuniones entre el equipo mejoran la comunicación y la forma en la que el equipo se entiende entre ellos y con el entrenador.

Igualmente, establece que lo mejor es realizar un repaso del último partido y el desempeño de cada uno de los jugadores en el mismo, así como también futuros encuentros. El autor recomienda que luego de un partido, se utilice el entrenamiento de la semana siguiente para mejorar las técnicas utilizadas y pulir las fallas hasta no observarlas más en las jugadas a realizar.

El avance ante un nuevo partido, es recomendable hacerlo al final del último entrenamiento antes del encuentro, de esta forma la información permanecerá fresca en cada uno de los jugadores al momento del partido.

El experto menciona los siguientes aspectos a tomar en cuenta para poder tener reuniones de equipo efectivas:

Enfócate primero en lo positivo y luego en lo negativo.

La capacidad de concentración de un jugador después de un entrenamiento es bastante menor, por lo tanto, lo más recomendable es que una reunión no dure más de veinte (20) o treinta (30) minutos.

Utilizar la pizarra para hacer mención de las acciones decisivas en la pizarra.

Saber tratar a jugadores sensibles, a estos es mejor precisarlos en conversaciones privadas.

¡Esperamos estos consejos puedan ayudarte a llevar a cabo mejores reuniones en los vestidores! ¿Y tú? ¿Qué técnica utilizas?