Trabajo educativo en el entrenamiento

Todos los que tenemos presencia en este blog sabemos muy bien que el entrenamiento es más que mandar a los jugadores a calentar y a realizar una serie de ejercicios, es por esto, que hoy desarrollaremos un poco los principios educativos que deben mantenerse en las sesiones de entrenamiento, en este caso, nos basamos en lo propuesto por el autor D. Bruggemann en su libro «FUTBOL: Entrenamiento para niños y jóvenes»

El experto establece que es fundamental mantener un criterio objetivo durante los entrenamientos y juegos, sin embargo, la atención que debe tener hacia las acciones de cada uno de los jugadores nunca debe dejarse a un lado.

Cuando un jugador mejora sus habilidades y virtudes es porque el entrenador supo llevar a cabo la enseñanza y el entrenamiento de la técnica, mientras que el hecho de que el participante pueda mejorar su velocidad, el aprendizaje de más capacidades y habilidades, depende un cien por ciento de la visión y capacidad que tenga el entrenador para desarrollar sus puntos fuertes y mejorar los débiles.

Para poder llevar a cabo lo mencionado con anterioridad, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos metodológicos:

El entrenador no interfiere, ni en el juego ni en los ejercicios que realicen los jugadores.

El entrenador otorga tiempo y ocasiones suficientes, para que los jugadores puedan encontrar las vías de solución ante distintas situaciones que se les presenten en la cancha.

Intento de superación y soluciones, de las dificultades y errores entre el entrenador y los jugadores, a través del uso de las instrucciones, explicaciones, demostraciones y ayudas.

Reconocimiento de buenos resultados, esta validez debe realizarse con la finalidad de que los jugadores sean capaces de ver con otros ojos lo que ellos mismos han podido alcanzar. Esto se debe tomar en cuenta tanto para las victorias como para los intentos y los progresos.